Este año ha sido bastante prolífico para la casa de Maranello. Varias novedades en el mercado, siendo la más reciente su primer auto híbrido de competición: el Ferrari FXX-K.

Una joya que solo de mirarla evapora la razón.

Para que este Ferrari vaya a toda velocidad cuenta con la combinación de dos motores, los cuales entregan una potencia total  de 1.050 Cv. Mientras el V12 de 6,3 litros aporta con 860 hp, el propulsor eléctrico lo hace con 140 kw, es decir, 190 Cv. Ambos, en conjunto, hacen posible que este deportivo obtenga un torque máximo de 900 Nm. Todo operado por una transmisión automática de 7 velocidades DCT (doble embrague).

1400443_CAR-Ferrari-FXXK

La letra K que compone su nombre tiene mucha relevancia y sentido, ya que se refiere al sistema HY-KERS que opera sobre distintas variables en su desempeño y performance:

  • Qualify: Máximo rendimiento en un número limitado de revoluciones
  • Long Run: Alto rendimiento y performance de manera constante
  • Manual Boost: Todo el torque (par motor) de manera instantánea
  • Fast Charge: Recarga de baterías con gran rapidez

1400442_CAR-Ferrari-FXXK

Respecto del diseño de su carrocería, podría parecer que es en gran medida para impresionar, pero todo tiene un único objetivo: mejorar al máximo la aerodinámica activa y pasiva. Con todos los elementos que cuenta este Ferrari, consigue mejorar la carga aerodinámica en la configuración de baja resistencia del orden de un 50%, mientras que la configuración de carga aerodinámica más agresiva es del 30%, logrando en conjunto un peso de 540 kg a 200 km/h. En términos simples: sus curvas devoran el asfalto sin que el viento sea un freno.

1400444_CAR-Ferrari-FXXK

Para controlar este brioso caballito rampante, se requiere de muñeca, pero mejor aún si se dispone de una serie de asistencias electrónicas que hacen posible jinetearlo con mayor seguridad:

  • Control de estabilidad (ESC)
  • Control de tracción (Trac F1)
  • Frenos ABS/EBD con sistema antibloqueo y balanceo de frenada
  • Diferencial electrónico (E-Diff)

1400445_CAR-Ferrari-FXXK

Cabe destacar el sistema Racing SSC que permite al piloto seleccionar el nivel de intervención del diferencial electrónico, actuando sobre el control de tracción y el ángulo de deslizamiento.

Como tanta velocidad requiere de efectividad al momento de frenar, el Ferrari FXX-K viene con un sistema de frenos cerámicos Brembo, con discos de diferente medida para el tren delantero y trasero. La razón de esto es que también cuentan con neumáticos de diferente medida, siendo los del tren trasero de mayor tamaño.

1400446_CAR-Ferrari-FXXK

Los neumáticos (Pirelli) son lisos como los de Fórmula 1 y sobre estos actúa un sistema de sensores que, mediante la telemetría, entregan información sobre la aceleración longitudinal, lateral y radial, además del control de temperatura y presión de los mismos.

14009142_CCL

En resumen, como se trata de un Ferrari pensado para pistear como todo un profesional, viene con la mejor y última tecnología que se utiliza en la Fórmula 1. Listo para sentirse en un campeonato mundial.

Vean el Ferrari FXX-K en su ambiente natural, la pista de carreras: