Shelby American acaba de anunciar que resucitará al  Shelby GT500 Super Snake 1967,del que producirá solo 10 unidades a un precio que ronda los US$250.000 y una de las cuales fue recientemente presentada en Gardena, California, donde el el tiempo pareció retroceder al ver aparecer en la pista a este portentoso y legendario muscle car.

Con esta reedición se pone justicia a una de las decisiones más miopes que se hayan tomado alguna vez en la industria. Originalmente el Shelby GT500 Super Snake fue producido para probar unos neumáticos de altas prestaciones desarrollados por Goodyear, empresa que encargó a Shelby la preparación de un modelo para mostrar en pista las cualidades de las gomas.

Carrol Shelby y Don McCain se pusieron manos a la obra. Utilizaron como base un Ford Mustang Fastback de 1967, al que pelaron hasta dejar en los huesos y luego le montaron un motor V8 cuatro pulgadas y 7.000 cc que entregaba unos 520 hp. También le pusieron frenos de disco delanteros, embrague modificado y barras de tracción, entre otras muchas modificaciones. En pista, este Shelby dejó atonito a todo el mundo, cuando pilotado por el propio Carrol Shelby alcanzó los 274 Km/h. La leyenda había nacido.

Viendo el potencial de su creación, en Shelby propusieron a distintos concesionarios producir ediciones limitadas del modelo, pero la industria desestimó la idea por considerar que sería un fracaso comercial dado el alto precio de venta que tendría el auto. Así, el Super Snake que se devoró la pista en 1967 tristemente quedó como el único de su especie, un auto que con los años cambio de manos muchas veces, la última por un precio de 1,3 millones de dólares.

Hay decisiones que tardan mucho en enmendarse, pero a veces ocurre. La reedición de este portento al igual que en el pasado tomará como base para la preparación el chasis de Ford Mustang Fastback de 1967. El motor será el mismo que equipó el auto original, pero con algo más de potencia, pues llegará a los 550 hp, y como opción especial se podrá optar a un bloque de aluminio. La transmisión será manual con caja de 4 velocidades.

Cada una de las 10 unidades construidas contará con certificado de autenticidad y una placa firmada por Shelby y McCain, los que se adelantaron a la jugada y antes de morir dejaron estampadas sus firmas pensando en que el futuro les daría la razón y se construirían más versiones de su fabulosa creación. Ahh, y como tiene que ser, todos tendrán una parrilla con la figura de la serpiente y las clásicas rayas pintadas en su carrocería. Que ganas de tener 250 mil dólares disponibles 🙁

Sobre El Autor

Periodista de carrera irregular que por su falta de convicción en cuanto a su elección se transformó en un alma en pena que abandona y retoma, cada cierto tiempo, el ejercicio de su profesión. Al parecer algo de periodismo hay en su ADN puesto que aún sigue en esto.