Los autobuses escolares amarillos son toda una institución en Estados Unidos, tal como hemos visto en cientos de películas y sitcoms (¡grande Otto!), en las que pasan a recoger a los estudiantes para llevarlos a la escuela.

En su categoría de tradición, además, es bien poco lo que han cambiado. Sin embargo, el tren del cuidado por el medio ambiente también los alcanzó y de la mano de Daimler (mediante su filial estadounidense Thomas Built Buses) esas clásicas máquinas ahora se electrificarán.

Aunque no es el primer intento en esta dirección (otras compañías ya poseen modelos en operación), el momento parece propicio para consolidar la migración desde el diésel a los motores eléctricos. Sobre todo cuando toda la industria automotriz parece decidida a ir en esa dirección.

El modelo propuesto en esta alianza Daimler/Thomas es el  Saf-T-Liner C2 Electric Bus, una revisión del clásico micro que has visto toda la vida en el cine y la TV. Ese mismo con el gran frontal cuadrado que alberga su motor y que coloquialmente ha sido bautizado como Jouley.

De acuerdo a lo planificado, este modelo estará plenamente operativo en 2019, tendrá capacidad para 81 pasajeros y dispondrá de una autonomía de 160 km., aunque la autonomía puede ampliarse con la instalación de un set de baterías adicionales. Su velocidad máxima será de 105 km/h.

¿Qué tiempos, no? Para el final un video con el Jouley en acción.