EVolkswagen Polo es uno de los hatchbacks regalones de la marca alemana, con una trayectoria de 40 años en el mercado, cuya nueva versión acaba de asomar su nariz por Chile.

La sexta generación del Polo se estrena con seis variantes:

  • Polo Trendline MT a $8.990.000
  • Polo Confortline MT a $9.990.000
  • Polo Confortline AT a $10.990.000
  • Polo Highline MT a $ 11.490.000
  • Polo Highline AT a  $12.490.000
  • Polo Limited AT  a  $14.190.000

Su diseño presenta una serie de modificaciones que lo hacen ver mucho más robusto. Por ejemplo, su frontal tiene un carácter más agresivo, destacando sus pliegues marcados en el capó. En conjunto con sus focos y neblineros, estos también le da una apariencia más deportiva.

Robustez no es sinónimo de tosquedad. De hecho, la silueta del Polo es más larga y estilizada, superando por primera vez los cuatro metros. En sus laterales, resaltan unas nervaduras que se deslizan por las puertas hasta rematar en la forma de una flecha.

Por detrás, el diseño también es más ancho y aporta líneas tridimensionales, focos en forma de “L” invertida y la integración del difusor al parachoques.

El nuevo Polo es otro modelo más del Grupo Volkswagen que se construye sobre la nueva plataforma MQB, la cual también vemos en modelos como el último Ibiza y Arona ambos de Seat.

La renovación también llega a la cabina con un panel central mucho más envolvente. Al mismo tiempo, la idea es crear una sensación de mayor conectividad, a través de tecnología cada vez más intuitiva.

Ejemplo de esto último es su sistema de infoentretenimiento en la parte superior del panel, en línea con la visión del conductor a través de una pantalla táctil de 6,5 pulgadas.

En cuanto al resto del equipamiento, destaca la versión Trendline con su computador “Basic”, mientras que en las versiones Confortline y Highline, se ofrece un computador a bordo “Plus”, radio touchscreen con App Connect.

Para la versión Limited -tope de línea- la marca introduce por primera vez el Active Info Display de 10,2” que hace del tablero de instrumentos una pantalla totalmente digital, que muestra toda la info con gráficos en 2D y 3D. A esto se suma una radio touchscreen de ocho pulgadas denominada “Discover Media”, con App Connect, control por voz y navegador integrado.

Sus terminaciones por primera vez incluyen un tapiz de cuero sintético en sus asientos, palanca de frenos y cambios, y volante multifunción (versión Highline y Limited). Se agrega climatizador automático, control de velocidad crucero, entre otros.

El motor seleccionado para el nuevo Polo incorpora un bloque de aluminio con colector de escape integrado, el cual reduce el peso. Mientras tanto, el doble árbol de levas con cuatro válvulas por cilindro mejora su rendimiento y reduce las emisiones de CO2. En lo concreto esto se traduce en un motor 1.6 litros MSI de cuatro cilindros capaz de entregar 110 Hp de potencia y un torque máximo de 155 Nm a partir de las 3.800 rpm.

Sus diversas versiones ofrecen cajas mecánicas de cinco velocidades y automáticas de seis velocidades. Estas últimas ofrecen la opción de cambios manuales secuenciales Tiptronic, a través de la palanca de cambios o con las levas al volante. Además, el conductor puede optar por el modo de conducción “S”, que entrega una experiencia de de manejo más deportiva.

En seguridad cuenta con cuatro airbags de serie y se suman frenos con ABS, sistema de regulación del motor (MSR), dispositivo de estabilización electrónica, control electrónico de tracción, cámara de retroceso y sensores de estacionamiento delanteros y traseros, entre otros.

Finalmente, si desean saber más del Volkswagen Polo pueden mirar su ficha técnica.

¿Tuviste el Volkswagen Polo? ¿Te volverías a subir a uno?