La marca italiana presenta un nuevo súperdeportivo conceptual denominado Lamborghini del Terzo Millennio. El coche imagina físicamente las teorías del diseño y la tecnología del mañana, con un rendimiento alucinante, la emoción visceral de estar frente a un Lambo y la novedad de ser un vehículo eléctrico con la capacidad de autorepararse.

Desarrollado en colaboración con el Massachusetts Institute of Technology (MIT), el proyecto alrededor  del deportivo gira en torno a cinco dimensiones:

  • Sistemas de almacenamiento de energía
  • Materiales innovadores
  • Sistema de propulsión
  • Diseño visionario
  • Emoción

 

SISTEMAS DE ALMACENAMIENTO DE ENERGÍA

La estrategia detrás de este concepto es la revolución. Por lo mismo el Terzo Millennio se aleja de las baterías convencionales para investigar el potencial de los supercondensadores.

Esto coincide con la aplicación de supercondensadores de baja tensión en el V12 Aventador, que comenzó hace cinco años. El siguiente paso lógico es el desarrollo de un sistema de almacenamiento capaz de proporcionar una potencia máxima elevada y regenerar la energía cinética con una influencia muy limitada del envejecimiento.

Así se extiende la vida útil del vehículo, liberando y aprovechando simétricamente su energía eléctrica.

MATERIALES INNOVADORES

Para apoyar esta revolución en los sistemas de almacenamiento de energía, los materiales y sus funciones también tienen que cambiar. Lamborghini, así, pretende desarrollar estructuras y piezas de fibra de carbono, que mejoren su capacidad.

Con ese objetivo en mente, el proyecto se ha centrado en la fabricación de materiales que también actúen como acumuladores para el almacenamiento de energía, permitiendo utilizar el cuerpo completo del automóvil para estos efectos.

La idea es combinar la tecnología para monitorear continuamente toda la estructura de fibra de carbono con el concepto de autorreparación. Su objetivo es que el propio Terzo Millennio esté atento a grietas y daños en su estructura, debido a accidentes u otro reveses derivados de su uso.

De ser así, un proceso de autoreparación se iniciará a través de microcanales llenos de químicos curativos, reduciendo a cero el riesgo de que pequeñas grietas se propaguen aún más en la estructura de fibra de carbono.

SISTEMA DE PROPULSIÓN

El sistema de almacenamiento de energía va de la mano con el rendimiento y para esto cada rueda incorpora un motor eléctrico integrado con tracción en las cuatro ruedas.

Sí, el Terzo Millennio -por si no te habías dado cuenta- también es la primera idea de un Lambo Eléctrico.

Por cierto, mover los motores eléctricos hacia las ruedas tiene otro efecto positivo: libertad para el diseño y la aerodinámica.

DISEÑO VISIONARIO

El Terzo Millennio es el resultado visionario concebido por Lamborghini Centro Stile para expresar los futuros elementos de diseño, teniendo en cuenta los cambios radicales en la tecnología. Un ejemplo de la evolución son las luces delanteras y traseras.

Como resultado de todo esto, el diseño puede ser una expresión radical de la supremacía aerodinámica, basada en una arquitectura completamente nueva, totalmente dedicada al perfeccionamiento del flujo de aire. La idea es modelar un monocasco muy avanzado, basado en la tecnología Forged Composite de Lamborghini, la cual contiene solo el sistema de acumulación de energía y los asientos del conductor y copiloto, inspirados en autos de carreras.

EMOCIÓN

Fundamental en un Lamborghini del futuro es mantener la emoción que provoca manejar un súperdeportivo. Para esto, la capacidad de respuesta de los motores eléctricos, el control de par de las cuatro ruedas y el sistema de control dinámico mejorarán la experiencia del conductor.

La cabina virtual de Terzo Millennio permite algo más que viajar por las carreteras. Su simulación de conducción incluso permite ser guiado por un experto virtual en circuitos como Imola. De ensueño.

Para el final les dejamos un video oficial del Lamborghini Terzo Millennio: