Alabados los dioses a quienes les rezas, porque han escuchado tus súplicas. El Nissan Leaf, finalmente, ha modificado su cuestionable apariencia por una imagen más moderna, acorde a los tiempos y su misión de entregar un coche eléctrico atractivo para las masas.

De pasada, dándole un fabuloso update tecnológico.

Los cambios en su silueta son evidentes.  Basta con verlo.

Por lo mismo, nos vamos a enfocar en lo que lleva por dentro, los nuevos dispositivos que lo convierten en un vehículo que marca pauta en el segmento y que lo ubican como el más vendido a nivel mundial en su segmento.

LA TECNOLOGÍA DEL NUEVO NISSAN LEAF

La revolución de este modelo se basa en tres tecnologías:

Para comenzar, el sistema Intelligent Driving es una nueva forma de conducción inteligente gracias al ProPILOT, una función que permite al Nissan moverse de manera semi autónoma, además de controlar y resolver situaciones de manera confiable, eficiente y segura. De esta manera disminuye errores humanos y el estrés que provoca manejar.

También mantiene la pista, preservando la distancia entre coches o bien frenando de ser necesario.

Además asume todas las maniobras de estacionamiento, buscando por si sólo el mejor sitio donde aparcar y sin la más mínima intervención humana.

Dentro de esta misma categoría se encuentra el sistema e-Pedal, el cual puede acelerar, desacelerar y detener el auto, usando sólo el pedal del acelerador. La electrónica de este sabe distinguir lo que el conductor quiere hacer.

Luego, en la parte mecánica, aparece la Nissan Intelligent Power. Dicha tecnología mejora y aumenta las características de su motor, en cuanto a potencia y torque.  Este nuevo Leaf desarrolla 150 hp y 320 Nm, superando significativamente al modelo anterior.

Por otra parte, la autonomía del coche ahora da 240 kilómetros entre cada carga de batería.

Esto último se complementa con la tecnología Nissan Intelligent Integration. Esta sorprende con recursos que hacen del Leaf un coche que interactúa con su entorno, de manera racional.

Núcleo de la función es el sistema V2G, el cual gestiona el flujo de energía eléctrica en forma bidireccional. Si la energía almacenada en sus baterías no se va a utilizar a diario, esta se inyecta a la red eléctrica, entregando beneficios, subvenciones o compensaciones económicas cuando se aporta al sistema interconectado central.

Claro, en países donde se aplican estas políticas.

Finalmente, destaca la tercera tecnología nombrada la Nissan ConnectSM. ¿Su función? Permite almacenar la energía solar en las baterías del Leaf para luego usarla como energía eléctrica en tu casa o compartirla con otros vehículos eléctricos.

De algún modo se convierte en algo así como un generador de energía sobre ruedas.

Toda la inteligencia artificial aplicada en el Nissan Leaf se puede disfrutar abordo con una alto nivel de equipamiento, rediseñado para mejorar la experiencia de conducción. Un ejemplo es su pantalla táctil multimedia de 7”, así como el tablero de instrumentos digital y análogo en que se encuentra su información.

Aquí, nuevamente el Nissan ConnectSM juega un rol preponderante, transformándose en un localizador de información, en tiempo real, de diferentes servicios disponibles en el camino, y también actuar como interfaz para controlar un sinnúmero de funciones del automóvil.

Incluso desde un smartphone.

Video Oficial Nissan Leaf 2018: