Mercedes Benz le está echando gasolina a su línea AMG, justo cuando esta cumple 50 años. Se nota en automóviles como el Mercedes-AMG GT C Roadster y también en sus esfuerzos publicitarios.

Con la pantalla que da el Super Bowl del fútbol americano, los alemanes se metieron la mano al bolsillo para crear un comercial dirigido por los célebres hermanos Cohen, Joel y Ethan.

La pieza es una joya y nos pone en un bar de motociclistas gringos que es interrumpido por un extraño. El tipo conduce un magnífico Mercedes-AMG GT C Roadster y no es más que Peter Fonda, el veterano actor de Easy Rider. La música de fondo no es otra que Born to Be Wild de Steppenwolf.

Disfruta la aventura.