Después de confirmar que su serie Phantom dejará de ser producida, en Rolls-Royce han comenzado a imaginar cómo será el futuro. Y en un evento denominado Vision Next 100 acaban de presentar uno de sus fabulosos bosquejos: el Rolls-Royce 103EX

¡WOW! Con mayúsculas.

Rolls Royce 103EX_05

La silueta del Rolls-Royce 103EX es fenomenal y se alinea con la idea de la marca de entregar lujo con guiños a la alta costura en pleno siglo XXI. Un cambio de velocidades que deja lo clásico y apuesta a lo moderno sin perder una partícula de elegancia.

Imagínense llegando en un 103EX a una alfombra roja, por ejemplo.

Su arquitectura interna también es para dejar a las neuronas con cortocircuito. El concepto detrás del Rolls-Royce 103EX es que su cabina sea el “Gran Santuario”, un área llena de confort para sus pasajeros -que se consigue gracias a la instalación de un sofá con toques de seda y una alfombra de lana de alta calidad en tonos marfiles- y que te harán sentir como el maldito amo del mundo.

Rolls Royce 103EX_06

Obviamente, no hay necesidad de manejar. El Rolls-Royce 103EX está pensado como un vehículo autónomo y dirigido por Eleanor, la asistente virtual y chofer de está impresionante máquina. La inteligencia virtual de Eleanor trabaja de manera intuitiva, entrega los mejores itinerarios, programa opciones, recuerda citas y tareas, y hasta se anticipa a posibles obstáculos en el camino.

El Rolls-Royce 103EX también cuenta con una pantalla táctil OLED, inmersa en paneles de madera Maccasar, que entrega opciones de entretenimiento y de contacto con Eleanor.

Rolls Royce 103EX_02

¿Excitante? Por supuesto, el único problema es que Rolls Royce aún no ha anunciado planes de ponerlo en el mercado.

Para cerrar, un video en 360º del Rolls-Royce 103EX.