Por estos días, la industria de los SUV está perfectamente alineada. Diariamente, sus engranajes producen y producen nuevos modelos. La marca japonesa Mazda no está fuera de la ecuación y en el Salón del Automóvil de Beijing acaban de presentar el Mazda CX-4.

Este nuevo integrante de la familia se inserta entre el Mazda CX-3 y el CX-5, y luce una carrocería al estilo de los nuevos SUV coupé que hemos visto en marcas de alta gama como Infiniti (Nissan) o Lexus (Toyota).

mazda_CX-4_3

Gran parte de la silueta y los interiores del Mazda CX-4 están inspirados en un prototipo presentado en 2015, bautizado bajo el nombre de Mazda Koeru. Por sus características físicas (diseño y equipamiento) y mentales (tecnología), este SUV nipón aterriza para competir en el segmento premium de la categoría. Basta mirar las terminaciones de su habitáculo para notar el esfuerzo en esa dirección.

mazda_CX-4_2

Entre los oponentes que tendrá en ese ring del mercado se encuentran el BMW X4, el Mercedes Benz GLC, así como los japoneses Lexus RX 350 e Infiniti QX50. Siguiendo la analogía de combate, será una lucha digna de un campeonato de sumo, sólo pesos pesados sobre la carpeta de asfalto.

Sus características y atributos le dan argumentos suficientes para ser un digno rival. El Mazda CX-4 incorpora la más avanzada tecnología SkyActiv, desarrollada por la propia marca, al igual que la filosofía en diseño Kodo, la que está siendo implementada en todos los modelos existentes y futuros de Mazda.

mazda_CX-4_5

Dicho sea de paso, la renovación de los modelos crossover de la marca asiática se completará muy pronto con la llegada del Mazda CX-9.

mazda_CX-4_1

Por ahora, el Mazda CX-4 será comercializado en China solamente. Pero si cruzamos los dedos y rogamos fuertemente con los ojos cerrados, este impecable SUV prontamente se expandirá a otros mercados.