El Volkswagen Beetle tiene sus días contados, la compañía alemana señaló que el histórico modelo no va más. Sin embargo, un auto de culto como éste seguirá evolucionando en manos de los fanáticos como lo demuestra el Memminger Roadster 2.7, una versión cuyo diseño supera incluso al actual modelo.

Esta reinterpretación del Beetle es obra de Memminger Feine Cabrio, una empresa que desde 1992 se dedica a la restauración de antiguos Escarabajos, pero que en esta ocasión optaron por dar rienda suelta a su imaginación creando un “Beetle moderno”como Georg Memminger, fundador de la empresa, lo calificó.

Para la profunda transformación se realizaron varias modificaciones importantes como el el aumento de la distancia entre ejes para colocar el motor en posición central detrás de los asientos. También se acortó y se ensanchó, considerablemente, en comparación con el clásico Escarabajo.

El motor fue reemplazado por un boxer de 4 cilindros y 27.L que desarrolla 210 hp y 247 Nm, suficiente potencia para alcanzar los 200 Km/h. Todo esto administrado por una caja de cambios manual de 5 velocidades.

También se le colocaron llantas de 18 pulgadas para montar neumáticos más anchos de 225/45 en el eje delantero y 255 en el trasero logrando mejores atributos para la conducción y para el diseño, robusto e imponente.

Su interior conserva la simplicidad de los antiguos Beetle, pero más deportivo con butacas, instrumentación para ver los niveles y presión de aceite, marcador, tacómetro y un reloj análogo. Además se reemplazaron los tiradores por un par de cintas de cuero y se quitaron los paneles de las puertas para hacerlo aún más minimalista.

También habrá unos cuantos afortunados en tener un Memminger Roadster ya que la firma restaurará 20 unidades del Escarabajo con este espectacular diseño.

Para el final un video con la transformación del Beetle: