Pareciera ser que a Lionel Messi no le basta con tener más Balones de Oro que Cristiano Ronaldo. A la Pulga también le gusta tener más Ferrari. Y si son antiguos y extraños, mejor aún.

Esta semana se remató un 1957 Ferrari 335 S Spider Scaglietti, perteneciente al billonario italiano Alessandro Proto. ¿El precio pagado? 32 millones de euros. Dinero que no tenemos ni en sueño.

Lo interesante de la historia es que los rumores sitúan a Messi como el comprador del vehículo, en un remate en el cual también habría participado -sin éxito- el futbolista portugués, Cristiano Ronaldo.

Sea Messi o no, el nuevo dueño de este Ferrari tendrá al primer espécimen de la marca en supera los 200 km/h. Su motor V12 de 4.1 litros además entrega 400hp.

¿Les dijimos que era convertible? Puro estilo en el rojo clásico de Ferrari.