Desde que Opel resurgió de las cenizas, tras estar por años vendiéndose en varios países con el logo Chevrolet, los alemanes han puesto toda su creatividad y esfuerzos para reposicionar la marca. El último modelo que da prueba de esto es el crossover compacto Opel Mokka X que debutará como modelo 2017.

Opel Mokka-X

El renovado Mokka X, que estará disponible en el otoño europeo de este 2016, entró a quirófano para refrescar tanto su diseño exterior como su look interior. Y no sólo eso, el procedimiento fue a corazón abierto e incluyó transplante de motor con un par de adiciones extra: transmisión automática de seis velocidades y tracción AWD adaptativa. Todo para mejorar su rendimiento y prestaciones.

Los cambios estéticos y funcionales se ven en un renovado frontal, que luce otra máscara e incorpora la nueva generación del sistema Opel Eye, la cual interactúa de manera combinada con los faros delanteros de LED adaptativos, favoreciendo la visión nocturna. También se anotan focos traseros también LED, parachoques delanteros y traseros completamente rediseñados y dos nuevos colores: naranjo ámbar y rojo escarlata.

Toques simples, pero que marcan una notoria diferencia con la versión anterior.

Opel Mokka-X_2

Como la industria automotriz ha entusiasmado y acostumbrado al público a un equipamiento multimedia cada vez más parafernálico, el Mokka X inaugurará una nueva generación de sistemas de información y entretenimiento de la marca: pantalla táctil de mayor tamaño, siete u ocho pulgadas, conectividad con CarPlay de Apple y Android Auto de Google, y más funciones del auto integradas en este dispositivo.

Aunque parezca irrelevante, la nomenclatura que agrega una “X” a Mokka, si tiene importancia. Esta sola letra será la que determinará todos los modelos con capacidades para circular fuera de asfalto de la gama Opel.

Opel Mokka-X_1