La marca inglesa presentó recientemente el McLaren Senna, su último y más extremo superdeportivo. El nombre, claramente, recuerda al legendario piloto brasileño Ayrton Senna, quien obtuvo su primer campeonato mundial en la Formula 1 al volante de un monoposto del fabricante británico.

En sincronía con sus antecedentes, este impresionante modelo posee especificaciones técnicas para disfrutar en un circuito, aunque también está homologado para la calle.

Entre sus características encontramos un motor central V8 bitrubo de 4.0L que desarrolla 800 hp y 800 Nm, transformándose en el McLaren más poderoso sobre la tierra. Su relación peso-potencia explica en gran parte su desempeño, pero también la más avanzada tecnología proveniente de la F1.

Para mantener a este bólido de McLaren en pista se le dio una aerodinámica activa que se aprecia en su gran alerón trasero, el cual se inclina según las necesidades de la resistencia que provoca el viento. Tanto en rectas como en curvas, mientras que se despliega por completo en las frenadas para aumentar la retención a alta velocidad, casi como las turbinas en reversa de un avión.

El volante tiene una dirección electrohidráulica, mientras que la suspensión cuenta con doble horquilla y amortiguadores hidráulicos de dureza regulable en cada una de las ruedas. Estos también están conectados entre sí y reemplazan de excelente forma las convencionales barras estabilizadoras metálicas.

Mover un coche de impresionantes prestaciones como este requiere de neumáticos de altísimo nivel y es así como el McLaren Senna cuenta con unos exclusivos cauchos Pirelli P Zero Trofeo R, especialmente diseñados y montados en un juego de llantas con sello monotuerca, similar a los coches F1.

Los frenos en tanto usa discos de tipo cerámico, resistentes a altas temperaturas.

Detalles ingeniosos en su cabina hay varios. Un ejemplo es la consola ubicada junto al espejo retrovisor y donde encontramos su botón de encendido y el sistema Active Dynamics para seleccionar el modo de conducción RACE. Otros switch son el cierre centralizado, los alzavidrios eléctricos y la perilla del aire acondicionado.

Las novedades continúan con la apertura de puertas con parte del techo para dar más espacio a los ocupantes que accedan con vestimenta de competición. Ideal si vas con casco. También está la opción de que las puertas no sean de carbono, sino que de cristal, lo cual aumenta la sensación de amplitud en su habitáculo.

Como se podía suponer, un auto tan especial como único no se podía fabricar de otro modo que en una serie limitada. En este caso sólo habrán 500 McLaren Senna con un pantone de 5 colores.