A días de lanzar una nueva generación LEAF, Nissan ha escarbado en sus archivos para recordar a Tama, su primera minivan eléctrica.

El throwback japonés nos lleva a 1947, año en que el fabricante desarrolló este simpático vehículo de pasajeros.

Para ser precisos, el vehículo fue una creación de Tokyo Electro Automobile Co., una fábrica que se vio obligada a usar electricidad en sus máquinas debido a la escasez de combustible generada tras la Segunda Guerra Mundial.

Posteriormente, la compañía se fusionaría con Prince Motors (1951) y, finalmente, terminaría bajo el control de Nissan en 1966.

Aclarado su origen, es tiempo para hablar de las características técnicas de Tama.

El coche tenía un motor eléctrico de 4,5 hp, capaz de desarrollar una velocidad máxima de 34 km/h. Su sistema de energía equipaba dos baterías de plomo/ácido, que estaban ocultas en unos compartimentos bajo la cabina y montadas sobre rodillos para poder intercambiarlas por las recargadas de manera rápida y fácil.

Con este simple y básico sistema, el vehículo podía recorrer 65 kilómetros con una sola carga.

Nada mal para la época.

Sus dimensiones eran pequeñas. A los obsesionados con el tamaño, les contamos que medía 3,2 metros de largo x 1,27 m. de ancho y 1,65 m. de alto. La distancia entre sus ejes, en tanto, era de dos metros.

Técnicamente, el Tama quedaba en la categoría Kei-car.

Su cabina era simple y sencilla, mientras que ofrecía espacio para cuatro pasajeros.

El espacio de carga máximo era de 500 kg., y el vehículo no pesaba más de 1.050 kilos.

El dato final es que gran parte de los empleados que dedicaron todos sus esfuerzos para crear esta minivan eléctrica provenían de Tachikawa Aircraft, una fábrica de aviones.

Les dejamos un video con el antepasado del LEAF.