Peugeot se las trae por estos días. Acaba de presentar la renovación de su tradicional modelo de trabajo Partner, pero nada de retoques melindrosos, le metió mano en serio y lo renovó en profundidad y para que no quedaran dudas hasta le cambió el nombre; ahora se llama Rifter. Y como andan osados, también anunciaron una versión todo terreno, el Rifter 4×4 Concept, la que será exhibida en el Salón de Ginebra que se realizará en marzo próximo.

Como dijo Jack, vamos por partes

El Rifter es el sucesor del Partner y conserva las prestaciones de vehículo de trabajo de su antecesor, pero  incorpora todo el equipamiento de confort y ergonomía de la marca. De hecho, posee el sistema i-Cockpit, pero donde más se nota la renovación es en su apariencia que tiene toda la estética de un modelo de turismo, muy lejos de la propia de vehículo comercial.

Las líneas redondeadas y la presencia de cristales en todas las ventanas suavizan su diseño. Acaso la presencia de grandes protecciones plásticas en la parte baja de las puertas denota su condición de vehículo de trabajo. Se presenta en versión estándar y alargada, la primera con 775  litros de capacidad en su modalidad con cinco plazas y la alargada según configuración puede tener una capacidad de 4.000 litros.

Como acá el espacio es el protagonista, el Rifter (¿o será la Rifter?) es absolutamente modulable en la distribución. Tanto la bandeja del maletero como los asientos pueden ser reubicados para ganar volumen de carga. Además, los asientos de la segunda fila y el del copiloto se pliegan y guardan a nivel del piso. Como si fuera poco, los asientos de la tercera fila son removibles.

El modelo se presenta en versiones a gasolina 1.2 PureTech de 110 y 130 CV, como también en modalidad diésel, con motor 1.5 BlueHDi con tres variantes de potencia: 75, 100 y 130 CV. La principal novedad es que las versiones más potentes tanto de gasolina como diésel pueden optar por transmisión automática EAT8 y ¡¡no usan palanca de cambios!! En su reemplazo utilizan un mando en forma de perilla.

Rifter 4×4 Concept

Este versión aventurera del Rifter es un concepto desarrollado en conjunto con Dangel, especialista en sistemas de off road;  tiene un despeje de 80 cm, un sistema de suspensión especial y tracción integral que puede activarse en tres modos: 2RM, 4RM y Lock, donde este último permite bloquear el eje trasero.  El motor es un BlueHDI de 1.500 cc y 130 CV, gestionado por una caja manual de seis marchas. 

Como parte de su espíritu campista, el modelo también incluye una carpa para convertirla en una casa rodante, además de una bicicleta eléctrica de montaña con un nombre más largo que carretera interestatal: la Peugeot eM02 F2 Powertube.

La iluminación está muy trabajada. La parte superior del parabrisas incluye una tira de luces LED en doble fila con 100 luces, para alumbrar toda clase de caminos.