Los track cars son vehículos pequeños y livianos, casi de juguete, pero que llevan una bestia en su interior. Son rápidos, tienen buena aceleración, adherencia al camino y un frenaje acorde a aquellas características. Su objetivo es dar diversión a quienes lo conducen. En XY les hemos presentado algunos ejemplos como el X-Bow de KTM y el Morgan Three Wheeler. Ahora les traemos el más reciente espécimen de esta exótica fauna: el Polaris Slingshot. 

El Slingshot se vale de toda la experiencia de Polaris, una marca conocida por sus offroads y vehículos de nieve, para desarrollar esta joya que te hace sentir como si estuvieras manejando un roadster. Es rápido, ágil y lo increíble es que todo lo hace sobre 3 ruedas, lo cual lo convierte técnicamente en una motocicleta (se necesita casco y licencia de moto para manejarlo).

En palabras simples, el Polaris Slingshot es un vehículo mitad automóvil, mitad motocicleta.

Las sensaciones que provoca son radicales, no sólo por su alta performance derivada de su relación peso-potencia, sino que también por su carrocería abierta, en la cual conductor y acompañante van al descubierto. Aquello, sumado al efecto de conducir a escasos centímetros del suelo, magnifican cada acción que se realiza sobre el Slingshot, otorgando una experiencia intensa.

Polaris_port2

Decíamos que el Slinghsot es divertido. ¿Cuáles son esos atributos que permiten señalar que provocará tanta adrenalina en quienes los conduzcan? Algunos sencillos datos dan respuesta a dicha afirmación.

El motor que impulsa al Slingshot es un Ecotec de 2,4 litros de General Motors, el cual eroga 173 hp a 7.000 rpm, todo dirigido a la única rueda trasera. Hasta ahí nada muy impresionante, pero si se adiciona que dicha potencia es para mover un vehículo con un peso total de 790 kilos (incluido los líquidos), dicha relación cambia radicalmente el resultado, es decir, la performance y prestaciones. La sensación escala aún más si se considera su torque de 225 Nm a 4.700 rpm. De bicho raro pasa a ser una pequeña bestia que devorará el asfalto en su camino.

Polaris_4

Si bien la marca aún no declara de manera oficial las cifras que entregará el Slingshot, por lo dicho anteriormente la experiencia indica que con esa relación peso-potencia, torque y tracción trasera, la aceleración de 0 a 100 Km/h rondará los 3 segundos. Con respecto a la velocidad final, si Polaris quiere destacar en este pequeño, pero competitivo segmento (que además del X-Bow y el Three Wheeler, tiene al Ariel Atom dentro de la familia), esta no podrá ser inferior a 180 km/h, correspondientes al límite del Morgan.

Polaris_2

Para un vehículo con las características físicas y mecánicas como el Polaris Slingshot, también existe equipamiento de primer nivel y una que otra innovación para complacer a los potenciales clientes, quienes son excesivamente demandantes, exigentes y, por qué no decirlo, algo egocéntricos.

Polaris_5

  • Butacas deportivas con tecnología waterproof
  • Frenos de disco ventilados (298 mm) con ABS, en las 3 ruedas
  • Transmisión por correa reforzada con fibra de carbono
  • Caja manual de 5 velocidades
  • Dirección con asistencia electrónica
  • Control de estabilidad electrónico (ESC)
  • Contro de tracción
  • Consola Pantalla LCD 4,3″
  • Sistema de audio con USB y 6 parlantes
  • Conexión Bluetooth
  • Luces LED
  • Ruedas delanteras aro 18″
  • Rueda trasera aro 20″

Polaris_7

El Polaris Slingshot se puede adquirir por US$ 19.999 y por US$ 23.999 la versión SL. Precios que pueden aumentar si se incorporan algunos opcionales disponibles. La sugerencia es revisar el sitio web dedicado al Polaris Slingshot.

Simplemente hay que verlo en acción en el siguiente video: