El futuro es eléctrico y Volvo lo sabe. La marca sueca lleva un par de años haciendo la transición con coches híbridos, sin dejar de lado a Polestar, su rama de vehículos deportivos de alto rendimiento.

La apuesta ha resultado a tal punto que desde ahora Polestar será una marca en sí misma.

¿Su primera creación? El Polestar 1.

El coche es un coupé híbrido enchufable de diseño afilado y una potencia de 600 CV, complementada por unos impresionantes 1.000 Nm de par motor.

Su tracción tiene propulsión diferenciada, es decir, las ruedas delanteras son impulsadas por un motor de combustión interna de cuatro cilindros en línea (se presume que será de 2L.), mientras que el eje trasero obtiene su poder desde dos motores eléctricos que aportan 109 CV, cada uno.

De acuerdo a lo precisado por la marca, el Polestar 1 tendrá una autonomía de 150 km en modo eléctrico puro, lo que representa una gran distancia para un híbrido sin recurrir al motor a combustión.

Por otra parte, el diseño se basa parcialmente en la Scalable Platform Architecture de Volvo (SPA), la misma arquitectura utilizada en los modelos S90, V90, XC60 y XV90. Pero al mismo tiempo hay elementos completamente nuevos.

En este ítem, uno de los atributos más llamativos del coupé es el uso de fibra de carbono en la carrocería, así como la incorporación de tecnologías del mundo de las carreras de autos para optimizar la aceleración y su estabilidad.

También hay espacio para el avanzado sistema de suspensión electrónica de adaptación continua CESi de Öhlins.

Además de ser un buen coche, el Polestar 1 pretende cambiar la concepción acerca de lo que significa tener un automóvil. De partida, las órdenes de compra serán gestionadas por internet. Sin embargo, lo más llamativo es que para acceder al coche tendrás la chance de adquirir suscripciones de distinta duración.

Por ejemplo, el registro premium incluirá opciones de retiro y entrega del coche, así como la posibilidad de arrendar otros vehículos de Volvo y Polestar sujetos a la misma modalidad de arriendo. Todo muy Netflix.

La fabricación del Polestar 1 será en China (recordemos que Volvo fue adquirida por Geely), en una planta que se está construyendo en Chengdu y que debería estar finalizada a mediados de 2018. De este modo, las primeras unidades del coche debieran llegar a las calles en 2019.

¿Qué te parecen los nuevos planes de Volvo para Polestar?