Sin cuartel es la guerra entre los fabricantes de autos eléctricos de gama alta por crear modelos con la máxima aceleración posible. De hecho, en el Salón de Ginebra el Rimac Concept Two concitó toda la atención precisamente porque pretende aplastar las cifras de aceleración del Tesla Roadster II y del Aspark Owl, pues se anunció que alcanzará los 100 Km/h en 1,85 segundos.

Pero en la firma croata piensan que la velocidad no solo hay que alcanzarla, sino que mantenerla y por eso el Rimac Concept Two tendrá una velocidad máxima de 412 Km/h, lo que lo convierte en el auto eléctrico de fabricación en serie más rápido del mundo. Y si crees que por tener esas velocidades la batería durará lo que tardas en cepillarte los dientes, pues craso error, en Rimac aseguran que el Concept Two tendrá una autonomía de 650 km, eso sí conduciendo de un modo más conservador y sin llevar las aceleraciones al extremo.

La potencia es entregada por un conjunto baterías de 1.408 kW que brinda energía a los cuatro motores que equipa y los cuales desarrollan 2.000 hp y un torque de 2.300 Nm.

Pero no todo es furia desatada, el diseño tiene un importante espacio. Las líneas del coche son propias de un superdeportivo de pura raza.

A nivel interior los acabados están a la altura. La tapiceria es de cuero de alta calidad y el diseño del cuadro de mandos y consola es pulcro y elegante. El habitáculo luce muy limpio y desprovisto de accesorios superfluos.

Como era de esperar, la conducción autónoma también está considerada, de hecho se anuncia que tendrá autonomía nivel 4, aunque no se precisa si ello ocurrirá desde el comienzo o será progresivo.

¿Habrá en este Salón de Ginebra otro anuncio de un coche con mayor aceleración que la del Rimac Concept Two? Las apuestas están abiertas.

Acá puedes darle una mirada a este coche.

Sobre El Autor

Periodista de carrera irregular que por su falta de convicción en cuanto a su elección se transformó en un alma en pena que abandona y retoma, cada cierto tiempo, el ejercicio de su profesión. Al parecer algo de periodismo hay en su ADN puesto que aún sigue en esto.