La conducción autónoma es una industria en pleno desarrollo. Empresas con gran calado tecnológico como Google y Tesla lideran los proyectos en este apartado, puliendo las capacidades de sus vehículos para convertir esta tecnología en algo habitual en el mediano plazo.

Claro, eso a nivel calle, para ciudades. Pero, ¿te imaginas llevar el concepto a las pistas de carrera? Bueno, eso es lo que pasará el próximo año, cuando debute la Roborace, una competencia con nombre de serie de animé donde y en la que participarán autos de carrera conducidos por una computadora, rodando a casi 300 km/h.

Roborace 3

La Roborace será una competencia de estilo monomarca, donde todos los coches serán iguales. Las máquinas se conocen como Robocars y por fuera lucen como un aerodinámico monoplaza de velocidad, salvo que no tienen un habitáculo para el piloto.

La labor del conductor en este caso es asumida por una plataforma de conducción autónoma común a todos los vehículos, la DRIVE PX 2 de Nvidia, con capacidad para procesar 24 billones de cálculos por segundo. Esta plataforma recoge la información captada por un complejo ecosistema de sensores, 12 cámaras, radares, GPS y un sistema LIDAR (cálculo de la distancia a un cuerpo enviando una luz láser y procesando el tiempo de respuesta del rebote) para tomar decisiones de conducción.

Cada carrera Roborace será el aperitivo durante las fechas del circuito mundial de Fórmula E, carreras en que participan bólidos impulsados por energía eléctrica.

Roborace2

Todos los Robocars tendrán propulsión eléctrica y las mismas medidas de los autos de la Fórmula E: 4,8 metros de largo, 2 de ancho y 2,8 metros de distancia entre sus ejes. La diferencia estará en el peso, pues cada uno de estos vehículos se asoma a la tonelada, 112 kilos adicionales con respecto a la tara de los autos de Fórmula E.

Si bien solo se han mostrado bocetos de los Robocars, se espera que la versión final sea impactante, considerando que en su desarrollo trabaja Daniel Simón, un tipo que ha participado en la creación de modelos de Audi, Bugatti y Bentley, así como la futura motocicleta Lotus C-01.

La promesa ya está hecha. Solo hay que sentarse a esperar para ver cómo funciona.

Vean el video promocional de la Roborace.