Si hay un SUV de super lujo que todos estaban esperando es, precisamente, el Rolls-Royce Cullinan, la primera incursión del fabricante británico en un segmento donde nadie imaginó ver a esta marca tan tradicional y conservadora como la propia realeza británica.

A priori y sin temor a equivocarse se puede decir que el Cullinan es una verdadera joya de la industria automotriz, no por nada su nombre lo recibe del mayor diamante encontrado de que se tenga conocimiento y que fue obsequiado al Rey Eduardo VII de Inglaterra en su cumpleaños. Una de las joyas que se fabricaron a partir de este piedra preciosa, actualmente es parte de la colección del Museo de las Torres de Londres.

Este primer SUV de Rolls-Royce no se aparta ni un milímetro del refinado y elegante estilo que caracteriza los vehículos del fabricante británico y por lo cual es reconocida, mundialmente, como la marca de lujo por excelencia, un sello y linaje que había que preservar en esta nueva e innovadora apuesta.

Para dar forma al Rolls-Royce Cullinan, los diseñadores se centraron en lograr una zaga que cumpliera el propósito de ser un SUV, apegándose al clásico estilo de la marca, pero también hay un riguroso trabajo de ingeniería para que funcionalmente lo sea. Tanto su carrocería como su mecánica cumplen con los atributos del segmento para el cual fue creado.

Para dotar al Cullinan del mejor comportamiento por caminos off-road se aplicó una reingeniería en la suspensión neumática autonivelante mediante mayores volúmenes de aire para amortiguar los golpes de los terrenos más escabrosos, que además se regula electrónicamente de forma continua y variable en base a información emanada de los diversos sistemas que el SUV tiene para leer la ruta.

En tanto, el motor V12 de 6.7 litros biturbo se modificó para obtener 850 Nm de torque a muy más bajas revoluciones del orden de 1.600 rpm para asegurar la suficiente fuerza que permita aventurarse y alcanzar los lugares más recónditos que ningún propietario de Rolls-Royce haya llegado antes.

Para explicar las capacidades off-road del Cullinan, todo se puede resumir en un sólo botón denominado “Everywhere” que con sólo pulsarlo, el SUV liberará toda su capacidad todo terreno gracias a la ingeniería de Rolls-Royce incorporada para estos fines.

Una vez activado, el conductor puede definir la configuración todoterreno para deslizarse sobre cualquier situación, ya sea en caminos desiguales, grava, hierba mojada, barro, nieve o arena, entregando todo el torque y tracción a las cuatro ruedas sin interrupción. Y frente a cursos de agua, el Cullinan ofrece una capacidad de vadeo más profunda gracias a su generoso despeje del suelo de 540 mm de altura.

Respecto del habitáculo, el Cullinan sigue siendo un Rolls-Royce, es decir, un nivel de lujo superlativo, sin concesiones, pero con algunos detalles pensados para un uso off-road. Ejemplo de esto es el refinado cuero negro Box Grain, que a parte de lucir muy elegante es resistente al agua, similar al usado en los lujosos bolsos y carteras italianas.

Los materiales utilizados para los distintos revestimientos de la cabina son las tradicionales, pero también hay una opción de un material más audaz, presente en el tablero.

En cuanto a la tecnología, en el Cullinan se encuentran un sin fin de dispositivos de asistencia electrónica a la conducción como, por ejemplo, el sistema de visión nocturna con detección de peatones y animales, el desarrollo más innovador y reciente que se introduce en la industria automotriz.

En confort, Cullinan da la misma relevancia a los ocupantes de todo el vehículo como replicar la calefacción de asientos, apoyabrazos de las puertas y la consola central, también en los repozabrazos laterales y central de las plazas traseras, con algunos privilegios extras como compartimento con un par de copas de cristal para beber champaña.

Y para crear ambientes especiales, en el compartimento de carga hay dos asientos y una mesa que se pueden desplegar por sobre le portalón trasero transformando el tercer volumen del SUV en un refinado espacio para disfrutar al aire libre, independiente del resto de la cabina por el tabique de cristal que separa la sección de carga.

En síntesis, el Cullinan tiene un nivel de equipamiento en confort, seguridad, tecnología y lujo que supera a cualquier Rolls-Royce que se haya fabricado antes.

Ahora el video promocional con más detalles del Cullinan:

Sobre El Autor

Fanático de las motocicletas, ha tenido gran parte de las tipologías existentes. Se hizo un pequeño garage para guardarlas y esperando por más. Pero no sólo de motos vive el hombre, los autos son su otra pasión. Las camionetas sus preferidas, le permiten trasladar sus motocicletas a las que dedica gran parte de sus horas de ocio y algunas otras ni tan de ocio. El trabajo, que no le fanatiza, es el medio para obtener lo que quiere…más motos, más autos, uno que otro Gadget, etc. Su lema es que hay que trabajar para vivir, pero no vivir para trabajar: la vida es muy corta.