Bentley acaba de presentar en el Salón de Ginebra una oda a la opulencia: esta es la Mulsanne Grand Limousine diseñada por Mulliner, un vehículo donde uno no puede sentirse menos que un rey.

Cada centímetro de esta limusina está pensado para satisfacer pequeños placeres.

En su interior, la Bentley Mulsanne Grand Limousine destaca por una cabina llena de lujos que evoca el diseño de un avión privado. Tiene cuatro asientos que permiten una conversación cara a cara y la apreciación de detalles en madera y cuero que solo caben dentro de la palabra suntuoso.

Mulsanne Grand Limousine by Mulliner (2)

La privacidad también es un elemento esencial de esta limusina, la cual cuenta con un vidrio electrocromático que cambia de opaco a transparente con el toque de un botón.

Por cierto, la Mulsanne Grand Limousine posee más amenidades, entre las que se anotan varios puertos para iPad, mesas plegables, un cooler para champagne y copas flauta de cristal. Eso sin contar una serie de detalles diseñados particular y exclusivamente para este vehículo.

En cuanto a los datos mecánicos, la nueva joya de Bentley está equipada con un motor V8 con 505 hp y que entrega una velocidad máxima de 296 km/h.

Mulsanne Grand Limousine by Mulliner (1)