La rumorología no siempre paga, pero esta vez lo hizo.

La comentada alianza entre Aston Martin y Red Bull se forjó al amparo de rumores, siendo uno de los más potentes el que hablaba del desarrollo en conjunto de un hiperdeportivo del que alguna vez les hablamos. Bueno, este río traía piedras y ahora es una realidad. Su nombre: Aston Martin Valkyrie.

El misterio se despejó en el Salón de Ginebra y el modelo sigue la tradición de los coches bautizados con una V por la casa británica (otros ejemplos son el Vanquish y el Vantage). Deportivos señeros y que están llamados a detentar todo el poder detrás de los talleres de Gaydon.

AMV_02Si las expectativas se cumplen, este automóvil estará a la altura del espíritu de su nombre, que evoca valor, estirpe y bravura, tal como las musas a las que tributa Wagner.

La colaboración con Red Bull indica que este modelo incorporará una serie de desarrollos propios de los circuitos de F1 y en él confluirá lo mejor de los fabricantes de componentes de todo el mundo. Por ejemplo, Cosworth será el encargado de proveer un motor V12 de 6.500 cc. con 1.000 cv de potencia. La transmisión, en tanto, será una Ricardo de siete marchas. Bosch participará en los sistemas de estabilización, mientras que Multimac estará a cargo de su chasis de fibra de carbono y Alcon será el responsable de los frenos.

AMV_03Como supimos desde un comienzo, el Valkyrie será un automóvil absolutamente exclusivo. De hecho, se fabricarán solamente unas 100 unidades, cada una avaluada en 3,5 millones de dólares. Si tienes el efectivo, otra mala noticia: todos los ejemplares están absolutamente agotados.

No queda nada más que soñar con este video del Aston Martin Valkyrie