Se viene, se viene.

MINI anunció que trabaja en su primer vehículo híbrido, basado en la silueta y todas las características de su modelo Countryman. O sea no sacrifica ninguno de sus atributos, sino que suma la ventaja de ser un coche enchufable.

mini-plug-in-b

Para darse cuenta de que estamos frente a un MINI híbrido hay una serie de detalles que ayudarán a identificarlo. De partida, el enchufe de carga en las molduras de los intermitentes laterales. Otros pequeños detalles son la luz en el botón de encendido, que dejará de ser roja y pasará a ser amarilla, su arranque silencioso, y un tablero en que su tradicional tacómetro da paso a un display que entrega la información de su motor eléctrico.

mini-plug-in-a

El MINI híbrido aprovecha por completo el par máximo de su motor eléctrico, entregando una aceleración única. En autopista, en tanto, promete cero emisiones.

La batería de alto voltaje, situada debajo de los asientos traseros, ofrece potencia suficiente para una conducción eléctrica de larga distancia. El modo de conducción AUTO eDRIVE de serie permite conducir a una velocidad de hasta 80 km/h, mientras que en el modo MAX eDRIVE es posible alcanzar velocidades de hasta 125 km/h. Esto es relevante, porque el modo eléctrico no se limita a la velocidad, algo que ocurre en otros vehículos híbridos. 

Además, el MINI híbrido tiene un modo de conducción Save Battery que activa el motor de combustión para reservar el motor eléctrico y también posee un Control Dinámico de Estabilidad (DSC) que gestiona de manera inteligente ambos motores para proveer la tracción adecuada del vehículo en distintas circunstancias.

mini-plug-in-c

Sin dudas, la propuesta de MINI, es bastante electrizante.