La rumolorología es un deporte atávico, pero sin duda jamás ha gozado de tan buena salud como en los internetísticos tiempos que corren. No hay actividad que esté ajena a su influjo, y menos el mundo de los autos y los motores, más bien ésta es una de las áreas más proclives y en esta ocasión nos regala un muy sabroso bocado.

Desde hace un tiempo es conocida la alianza establecida entre el fabricante británico de autos de lujo Aston Martin y la Escudería de Fórmula 1 Red Bull, con el declarado propósito de producir un auto de producción que pulverice todos los actuales récords de velocidad y deje a modelos como el Bugatti Chiron y el Koenigsegg-Regera luciendo como carros de supermercado.

001_alianza

El proyecto se conoce con el críptico nombre de AM-RB 001 y se comenta que tendrá 1.000 HP y un peso inferior a una tonelada. Y aunque todavía no se haya fabricado ni una sola pieza del coche, ya hay personas dispuestas a pagar los casi 3,5 millones de dólares que costaría cada una de las 100 unidades que se tienen proyectadas.

El rumor cimienta gran parte de su fuerza en las declaraciones de Andy Palmer, CEO de Aston Martin, quien precisó que esperan producir un coche que entregue una sensación muy cercana a la de conducir un auto de Fórmula 1. Otro factor que alimenta la expectativa es la presencia en el proyecto de Adrian Newey, experto en aerodinámica de Red Bull.

002_adrian-newey

Se espera que el AM-RB 001 sea conocido a principios de 2018, aunque se comenta que la fecha se adelantaría hacia la parte final del presente año.