En Estados Unidos les encanta intervenir las camionetas para hacerlas más grandes y poderosas. Hace poco te mostramos la F-150 Snake y ahora subimos un peldaño más en monstruosidad con las Super y MegaRaptor, dos personalizaciones de una Ford 250 que hacen lucir a la serpiente como una simple lagartija.

Detrás del tuning están los tipos de F250r, quienes se especializan en modificar modelos de camionetas Ford Super Duty a todo nivel. ¿Su objetivo? Transformarlas en bestias capaces de circular por cualquier parte y soportar todas las condiciones climáticas.

Como es de suponer, adaptar una camioneta a este estilo no es nada barato. La personalización de la SuperRaptor cuesta unos USD 25.900, mientras que la MegaRaptor alcanza los USD 29.900.

Son precios base, pues siempre el dueño puede pedir algunos adicionales que eleven todavía más la tarifa.

La diferencia principal entre la SuperRaptor y la MegaRaptor está en los neumáticos. La primera equipa llantas de 40”, en tanto, la segunda lleva unas temibles ruedas de 46”.

En el taller prácticamente hacen de nuevo las camionetas, les cambian suspensiones, neumáticos, luces e intervienen la carrocería para hacer espacio para los nuevos elementos. También rehacen la parrilla y trabajan el sistema de dirección para que se ajuste a las nuevas dimensiones del vehículo.

Finalmente la repintan e incluyen los logos correspondientes y que le dan su nuevo estatus.