Tesla acaba de hacer algunos ajustes a su sedán ancla, dotándolo de una batería de 100 kWh. El upgrade significa un nuevo nombre a su línea, el Model S P100D, y la entrada del vehículo eléctrico a una batalla de perros grandes en cuanto a velocidad.

El Tesla Model S P100D puede acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 2,5 segundos. Sí, leyeron bien: 2,5 segundos.

Para que lo computen bien. Hoy, en el mundo, solo existen dos autos queaceleran más rápido, el Porsche 918 Spyder (2,2 segundos) y el Ferrari LaFerrari (2,4 segundos), ambos hiperdeportivos que cuestan sobre un millón de dólares. Repetimos, el Tesla Model S P100D, es un sedán familiar de cuatro puertas.

La bendita batería que hace el milagro, vale destacar, está disponible solamente en la versión AWD con modo Ludicrous. Además de su explosivo arranque ofrece una autonomía superior a los 500 kilómetros sin necesidad de recargarla, por lejos la más duradera en el mercado.

El precio del Model S P100D es mucho más barato que el de un Ferrari o un el de un Porsche, pero aún está destinado a bolsillos solventes: 134.500 dólares. La compañía de Elon Musk es consciente del valor, pero lo justificó de la siguiente manera:

“Si bien el P100D Ludicrous es obviamente un vehículo caro, queremos enfatizar que cada venta ayuda al más pequeño y mucho más accesible Tesla Model 3 que está en desarrollo. Sin clientes que estén dispuestos a comprar los más caros Model S y Model X (SUV), seríamos incapaces financiar el Model 3”.

Se supone que el Tesla Model 3 debería debutar en las calles en 2017 a un precio de 35.000 dólares.