Todos quienes nos definimos como personas regodeonas, disfrutamos del ejercicio. Buscar detalles o carencias es casi un deporte. Sin embargo, cuando recibimos el MINI Cooper S Clubman para este test drive tuvimos que enarbolar la bandera blanca en señal de rendición: después de varios días no encontramos algo que no nos gustara.

La mítica marca británica hizo un gran trabajo, dotándolo de un equipamiento generoso, un diseño pulcro y un combo tecnología/mecánica que lo pone en la parte alta de los objetos que más deseamos por estos días. Aquí, los detalles del Mini Cooper S Clubman:

DISEÑO

MiniClubman_61

El aspecto exterior del MINI Cooper S Clubman inspira dinamismo. La forma de las calandras que flanquean los neblineros y la inclusión de la letra S en color rojo en el diseño de la rejilla de la máscara -así como también en los costados y el portalón trasero- establecen de entrada que estamos frente a la versión sport de la gama MINI.

Su habitáculo no se queda atrás y acentúa su apariencia deportiva. Por ejemplo, incluye varios detalles cromados distribuidos en distintos puntos, biseles negro piano y butacas delanteras con costuras a la vista en colores rojo y blanco. Un detalle llamativo es la conformación de distintas atmósferas, gracias al uso de luces led de distintos colores, como en la esfera que rodea la pantalla del panel central, la que cambia de color al escoger alguno de los modos de conducción o subir el volumen de la radio.

A la hora de la suma, tanto su habitáculo como su silueta exterior, nos hacen creer que el MINI Cooper S Clubman está diseñado para crear sensaciones. Buenas sensaciones, de esas que hacen a la gente aspirar algún día subirse a uno de los distinguidos modelos de la marca británica, y que apelan a la nostalgia y la tradición de esta.

EQUIPAMIENTO

MiniClubman_38

El equipamiento es sumamente completo y muy intuitivo. Prácticamente todo lo que necesitas lo encontrarás en la pantalla del panel central. También hay un par de elementos diferenciadores que nos llamaron la atención, como el caso de un led rojo en la antena, tipo aleta de tiburón, que parpadea para señalar que el auto quedó cerrado y que destella para indicar la activación de la alarma; o la luz de cortesía que emana de los espejos laterales, la cual proyecta el emblema de la marca, tal como si fuera una batiseñal.

Al manejar, el MINI Cooper S Clubman ofrece tres modos de conducción: Green, Normal y Sport. Se activan desde la base de la palanca de cambios y al hacerlo se notifica al conductor con una luz led en el panel central.

En el habitáculo cuenta con un climatizador dual con la posibilidad de escoger entre varias modalidades para el flujo de aire. Las plazas traseras tienen dos ductos de aire que pueden ser controlados de manera independiente por los pasajeros, y en donde también hay una toma de corriente. Para disfrutar de la luz natural, en tanto, equipa un sunroof doble cuya primera sección se descorre, mientras que la segunda es de tipo panorámico. Además, el techo y las ventanas se pueden abrir y cerrar con el mando Keyless. Lo mismo ocurre con el maletero, que también tiene apertura mediante el deslizamiento del pie por debajo del auto.

El arranque del MINI Cooper S Clubman es mediante botón Start/Stop y cuenta con sistema de encendido y apagado del motor en ralentí, que es muy eficiente en su funcionamiento. En el apoya brazos central, de doble fondo, posee un espacio diseñado para colocar el celular, el que puedes conectar al sistema de sonido del MINI por Bluetooth o por cable USB y operarlo desde los mandos del auto. El sistema de audio, por su parte, está firmado por el prestigioso fabricante Harman/Kardon, reconocido por su sonido de la más alta fidelidad.

MOTOR Y PERFORMANCE

MiniClubman_60

Para moverse con agilidad el MINI Cooper S Clubman monta un motor turbo de 2,0 litros que eroga 192 Hp a 4.500 rpm y logra los 100 km/h en 7,1 segundos. La gestión del motor es administrada por una caja automática de ocho velocidades que se puede manipular de manera manual desde la palanca y también desde las levas al volante (paddle shift).

Las llantas de bajo perfil calzan unos neumáticos runflat, por lo que se prescinde de la rueda de repuesto. Pero cuidado con los baches y las cunetas, ya que las llantas sobresalen y es fácil que se piquen o rayen. La suspensión se siente levemente áspera, algo esperado si consideramos que es un modelo deportivo y calza neumáticos rígidos, pero no es algo que le quite confort al rodar. Cuenta con sensor de retroceso, lo que se agradece en un vehículo que está más a ras de piso. Sin embargo, se pudo haber incluido una cámara para tener mejor visión.

Para aumentar las sensaciones, este MINI te permite desconectar algunas asistencias electrónicas y así entregarte mayor control en la conducción, pero la verdad es que sus atributos mecánicos se lucen igual con toda la electrónica activada.

SENSACIÓN ABORDO

MiniClubman_59

La comodidad del MINI Cooper S Clubman es absoluta. El habitáculo se siente confortable, merced a su ergonómico diseño. Los mandos son intuitivos y la ubicación de la pantalla de información permite leerla de un vistazo. Mención especial para las butacas, que parecen ajustarse al cuerpo del piloto, dando la sensación de ofrecer buen calce a distintas tallas de conductor. Quizás los muy corpulentos queden algo justos.

En el caso que se adopte una conducción en modalidad deportiva, prácticamente no te mueves de tu asiento cuando la fuerza e inercia se apoderan del auto, sobre todo al tomar las curvas. Si optas por conducir al límite de tus capacidades, el MINI Clubman responderá e incluso te protegerá gracias a los innumerables sistemas de asistencia electrónica que equipa. Su brioso motor turbo responde al toque de gong y la suspensión se aferra de manera felina al asfalto.

Su transmisión automática (ocho velocidades) es de una suavidad, precisión y rapidez sobresaliente, ni notas el paso de las marchas e incluso, cuando tomas el mando desde las levas que hay al volante, la transición es imperceptible.

El Clubman cuenta con un total de cinco plazas, sin embargo en la parte de atrás irán más cómodos si solo entran dos personas. La plaza central es estrecha y el túnel central no deja suficiente espacio para colocar los pies. Sin embargo, pese a ello, el modelo presenta mayores dimensiones y un aumento del espacio interior.

Líneas aparte para las diversas soluciones del compartimento de carga con su doble fondo y asientos abatibles (los tres por separado) que ofrecen más volumen útil. Pero si bien la apertura de dos hojas del maletero es un toque muy distintivo, funcionalmente no es lo más óptimo: no permite un fácil acceso desde la vereda, no se accede de una sola vez a todo el espacio de carga.

El MINI Cooper S Clubman es un deportivo con buenas prestaciones, un compañero ideal para moverse en la ciudad o irse de viaje en familia y no tener que renunciar a la marca porque ahora tienes hijos.

A la hora de la suma, estos son los pros y contras:

Aspectos más llamativos:
  • Todos los neumáticos son Runflat, no se requiere rueda de respuesto.
  • Apertura de maletero eléctrico desde la llave o con sólo pasar el pie por debajo del auto
  • Iluminación de cortesía con proyección del logo de la marca.
  • Antena aleta de tiburón con luz que indica si el auto está cerrado
  • Todas las luces son Led y Bi-Xenon
  • Caja automática de 8 velocidades con mandos al volante (Padleshift)
  • 3 modos de conducción Sport, Normal, Green
  • Motor turbo de 2.0 lts y 192 Hp
  • Iluminación ambiental de diferentes colores
  • Sistema de audio Harman Kardom con indicadores luminosos led
Aspectos a corrgeir:
  • Palanca de regulación del respaldo queda cubierta por el cinturón de seguridad
  • Diseño de llantas sobresalientes quedan muy expuestas a rayaduras

Para el cierre, la pregunta que todos se hacen: el MINI Cooper S Clubman tiene un precio que comienza en los US$ 42.180. Se puede personalizar, pero eso va agregando dólares a la cuenta final.

Si nada de esto te convence te dejamos con video de nuestro test drive y una galería de fotos del MINI Cooper S Clubman: