Caminando por sus ciudades y manejando por sus carreteras. No hay mejor forma de conocer un país.

Hace unas semanas hicimos un recorrido por España y decidimos hacer el trayecto entre Madrid y Valencia a bordo de un coche. Nuestro compañero de ruta, el Hyundai i40 sedán, modelo y versión disponible en Europa, pero que lamentablemente aún no pisa suelo chileno.

¿Cómo fue la experiencia? Pasa y lee:

DISEÑO

Hyundai i40_62

Este sedán de Hyundai salió de la incubadora en 2011, pero ha tenido actualizaciones frecuentes. La última a fines de 2015.

Su frontal posee luces LED en los focos principales, así como en los neblineros. También exhibe una nueva parrilla muy generosa en sus dimensiones y que se adecua al nuevo estilo de la marca. Los retoques hacen que el Hyundai i40 luzca más agresivo y deportivo que sus antecesores.

La silueta lateral se mantiene prácticamente intacta, mientras que la zaga de este sedán tiene cambios muy sutiles. Su figura externa la completan unas llantas bastante llamativas y que incluyen una opción de 18 pulgadas.

Con respecto a su habitáculo, las modificaciones se orientaron a dar una sensación de mayor equipamiento y un look más elegante. Hay nuevos y mejores materiales, y se nota un trabajo preciso en la línea de ensamblaje para cumplir los objetivos señalados.

EQUIPAMIENTO

Hyundai i40_9

Para mejorar el paso de una a otra generación del Hyundai i40, los surcoreanos integraron nueva mecánica y nueva tecnología. Un ejemplo presente en los modelos 2015 es el sistema Stop&Start, sus neumáticos de baja resistencia a la rodadura, mejor aislamiento, menor ruido y vibraciones del motor (diesel), además de un buen espacio para los pasajeros, entre otros.

Los asientos son cómodos y de ajuste eléctrico para altura, reclinación, distancia y posición lumbar. Hay de tela (versión probada) y existe una alternativa de cuero. También opcional son los asientos con sistemas de calefacción y enfriamiento. Una cualidad que siempre se agradece, dependiendo de la estación del año, y que además está presente en su volante.

En cuanto al sistema de información y navegación del Hyundai i40, podemos decir que es sumamente completo. Tiene displays generosos en el tablero de instrumentos, así como en el panel central. En este último se puede ver gran parte de la información del auto y las condiciones de conducción, incluyendo un sistema de navegación desarrollado por la empresa Tom Tom que se va actualizando, gratuitamente, los primeros seis años.

Las ventanas son eléctricas y, tanto conductor como acompañante, tienen las mismas funciones, one touch (up & down). Prácticamente no hay distinciones entre los ocupantes del vehículo y esto se denota en el sistema de climatización dual y túnel con ventilación para los pasajeros de las plazas traseras, quienes además cuentan con toma de corriente para sus dispositivos móviles.

En viajes largos se puede dejar la velocidad en manos del control crucero, el cual cuenta con limitador electrónico. Opcionalmente se puede disponer de un sistema de advertencia en caso de sobrepasar la velocidad señalada (sensores de reconocimiento de velocidad límite).

MOTOR Y MECÁNICA
Hyundai i40_44

Los motores disponibles para el Hyundai i40 en la gama diesel son el 1.6 GDi de 135 Cv y el 1.7 CRDi de 115 Cv. Nosotros probamos este último.

Aparte de ser propulsores más eficientes que los anteriores, también ha disminuido el nivel de ruido y las vibraciones en marcha y ralentí. Por cierto, el motor es administrado por una caja mecánica de seis velocidades (versión probada) o automática DCT de 7 velocidades y doble embrague que permite una conducción totalmente automatizada.

Para brindar mayor seguridad, el Hyundai i40 ahora viene con elementos de asistencia a la conducción que han sido modificados para dotarlo de un mejor desempeño. Por ejemplo, el control de tracción ahora actúa en curvas con lo cual permite mayor velocidad en la toma y paso por estas. Los sensores emulan el funcionamiento de un diferencial de deslizamiento limitado.

También cuenta con sistema de control de estabilidad, frenos de discos en las cuatro ruedas, con ABS y asistidos electrónicamente, y un botón para activar o desconectar el freno de mano, que se suma a un sistema de asistencia electrónico en pendiente. Todo para conducirlo con agrado y disminuyendo en gran medida las chances de error humano.

SENSACIÓN AL VOLANTE

Hyundai i40_3

Al momento de tomar el mando del Hyundai i40, los elementos que harán de la experiencia de conducir un agrado se ven por todas partes y, una vez que están en marcha, las sensaciones siguen el mismo camino.

Para albergar a todo tipo de conductores, la cantidad de regulaciones con que cuenta el puesto de conducción permite, independiente de la contextura, adaptarse de la mejor manera y, en el caso de la butaca, todo movimiento con mandos eléctricos.

La operación de los elementos disponibles en el Hyundai i40 no presenta dificultades o molestias que puedan afectar la conducción. De hecho, la mayoría de los mandos esenciales se encuentrabn en el volante multifunción.

Como mencionábamos anteriormente, la insonorización es de buen nivel, es poco o nada lo que afecta el ruido exterior o del motor. Igual cosa sucede con el pavimento, se percibe, pero no molesta ni tampoco incomoda en el andar. El auto se siente suave, aplomado y firme en ruta.

Sin embargo, considerando que tiene un sistema para tomar las curvas a mayor velocidad y un ajuste de la dirección para apoyar esto, en ocasiones, durante la curvilínea ruta de la sierra entre Cuenca y Teruel, si se le exige demasiado, se percibe algo de sobreviraje. Quizás fuimos más allá de sus límites.

A pesar de que el motor CRDi de 1.7 litros se declara con una potencia de 115 Cv, no sentimos en ningún momento que nos faltara fuerza. Cada vez que enfrentamos las cuestas del camino de la sierra entre Castilla y Aragón, el Hyundai i40 respondió según lo esperado o deseado.

Al viajar de una ciudad a otro y hacer paradas intermedias, el equipaje es fundamental. Por lo mismo, quedamos muy conformes con sus 505 litros de capacidad y un ángulo de apertura, altura y profundidad del maletero muy cómodo para echar las maletas, una grande y dos pequeñas, dentro del compartimento.

Luego de haberlo conducido en todas las condiciones en que uno podría utilizar un sedán como este (ciudad, carreteras, día y noche, e incluso, caminos revirados, serpenteantes, con algo de nieve y bajo la lluvia), al final quedamos muy satisfechos con su comportamiento.

Ojalá que un día llegue a nuestra vitrinas.

Galería de fotos: