Hace unos días les contamos que manejamos de Madrid a Valencia tras el volante de un Hyundai i40. Pero este híbrido no fue el único compañero que tuvimos en las rutas de España: en nuestro paseo por Tenerife nos sentamos en un Seat Ibiza 2015, último modelo de la marca, versión estándar.

Como el vehículo no está en toda Latinoamérica, vale mencionar la experiencia. En una de esas puede conquistar los mercados en que aún no muestra presencia.

DISEÑO

Seat Ibiza_13

En nuestra visita por la mayor de las islas Canarias nos sentimos atractivos. Básicamente, porque el diseño exterior del Seat Ibiza es estilizado y deportivo, como es tradición. La línea de las ventanas traseras, las nervaduras de su silueta lateral, la caída del capó, además de su spoiler y generosa toma de aire le entregan una personalidad única, de esas que no se esconden.

Seat Ibiza_12

Su interior, pese a ser la versión básica, tampoco decepciona. Los plásticos utilizados son de buena factura, tantos en zonas rígidas como acolchadas. La combinación de colores negro y gris metálico aporta al look deportivo que inspira este hatchback de cinco puertas.

Seat Ibiza_10

Hay que recordar que Seat es la marca española del grupo VW y que los alemanes dejaron como una línea de autos fundamentalmente deportivos, pero asequibles. Y la verdad es que su relación precio-calidad es bastante apegada a la realidad.

EQUIPAMIENTO

Seat Ibiza_20

Insistimos: a pesar de ser la versión de entrada, este Seat Ibiza cuenta con algunos detalles que en otros mercados aún no se incluyen en automóviles de una gama similar. Por ejemplo, fuera de ver manillas para las ventanas traseras (una reliquia), ambos vidrios delanteros poseen one-touch, para subir y bajar.

Para contextualizar aún más, en Chile y otros mercados, esto a veces ni siquiera está presente en autos de gama media.

Seat Ibiza_19

En cuanto a la comodidad y confort, el Seat Ibiza tiene mando de radio al volante, con todo lo necesario para operar todas sus funciones. Esto requiere de práctica en su uso, porque no es del todo intuitiva, notamos que la ubicación y tamaño, entorpece el uso del telemando de señalizadores e incluso lleva a confundirlos al tacto, debido a la proximidad de ambos.

Seat Ibiza_18

Por otro lado, la ubicación de los mandos en el panel central está muy bien, todo al alcance de la mano.

Con respecto a los aditamentos de seguridad, se incluye doble airbag frontal, frenos ABS y control de tracción desconectable, el cual tampoco suele estar en una versión de entrada.

Seast Ibiza_14

La pedalera con look deportivo se ve bien, pero al estar levemente desplazada a la derecha, no es del todo funcional, al menos ergonómicamente, para accionar el embrague. Si la transmisión fuese automática, este detalle no se notaría.

Otro aspecto del Seat Ibiza que nos pareció muy bueno es que el maletero es de buen tamaño y la apertura del portalón trasero magnífica: se levanta hasta el cielo y, conjuntamente con un bajo ángulo del borde de carga, esta se sube y acomoda con gran facilidad.

Seat Ibiza_9

La modularidad del espacio podría ser aún mejor si los asientos traseros tuvieran la opción de abatirse en proporción 60/40. En este caso se abate el respaldo completo.

SENSACION DE MANEJO

Seat Ibiza_16

Si bien es un auto pensado para el tránsito urbano a diario, su motor 1,4 turbo diesel invita a explorarlo en plan deportivo y, al hacerlo, se desempeña bien. Íbamos subiendo por caminos de montaña y trepaba sin una gota de duda. Y la transmisión, con cambios cortos, acompaña bien por su precisión en el engrane de las cinco marchas (también hay caja de seis velocidades disponibles).

Seat Ibiza_7

El agarre en curva se siente natural, tanto por neumáticos como por la suspensión, que es muy cómoda pues absorbe con suavidad las imperfecciones del camino y también brinda buena adherencia.

Los frenos del Ibiza actúan bastante bien, aunque quizás faltó un poco más de mordida del caliper. Sin embargo, el sistema de retención en pendiente, corto y preciso, lo detiene por unos segundos, lo que es muy útil en tránsito urbano.

Seat Ibiza_1

En general, el Seat Ibiza está para realizar viajes urbanos e interurbanos con igual confiabilidad ya que su comportamiento se adapta al recorrido que hagamos. Lo probamos en ciudad, carretera y camino de montaña.

Para hacer la raya para la suma, lo mejor está en su motor y en su equipamiento, mientras que debería mejorar la ubicación de sus telemandos y la posición de su pedalera.