Una invitación a experimentar el placer de la conducción al estilo de la vieja escuela es lo que ofrece el nuevo Volkswagen Beetle Cabriolet. El modelo plantea una propuesta más bien análoga, donde a partir de su techo de lona plegable se potencian las sensaciones tras el volante, dejando que el paisaje ocupe el lugar en vez de la parafernalia tecnológica imperante hoy, a la hora de fascinar los sentidos.DCIM100MEDIADJI_0020.JPGEl interior de este convertible es simple y directo, con un salpicadero y panel de instrumentos que cuenta con lo necesario, pero que prescinde de los alardes tecnológicos en boga y que convierten los habitáculos de los automóviles en un verdadero simulador 3D. Aquí lo relevante, aunque suene majadero, es sentir en primera persona, sin los seductores dispositivos de esta era digital.

Para disfrutar y conocer de forma detallada y rigurosa, todas las bondades del Beetle Cabriolet, nada mejor que un viaje a la playa para gozar del camino a cielo descubierto y así sentir la relajante brisa marina en el rostro.

DISEÑO
vw-beetle-up_6Uno de los cambios más notorios de la nueva generación del Volkswagen Beetle es su renovada apariencia. Es mucho más robusta y musculosa que en modelos anteriores, con volúmenes más amplios y curvas más marcadas. El conjunto transmite firmeza y seguridad, mientras que algunos detalles como los guardafangos -más grandes, proyectados hacia afuera y menos cupulares- le dan un aspecto más enérgico.

Si se observa con detención es posible advertir ciertas curvaturas similares a las presentes en los diseños de Porsche, lo que no es raro si atendemos a la historia: el Beetle fue diseñado por Ferdinand Porsche a expresa petición de Adolf Hitler.DCIM100MEDIADJI_0022.JPGDestacamos otros dos puntos que nos parecieron bastante llamativos. Primero, las barras antivuelco, de accionamiento mediante sensores, que no están a la vista como en otros convertibles. Segundo, la doble función que cumple el logotipo de marca ubicado en el maletero: actúa como manilla de apertura y alberga, disimuladamente, la cámara de retroceso cuando no está en funcionamiento dicho sistema.

En términos generales, se le restó esa dulzura que ostentaban los anteriores diseño con el claro propósito e interés de ampliar su base de público objetivo. No es crítica ni mucho menos mentira que, el Beetle, se había transformado en una auto de gusto femenino y que, algunos machos recios, no lo consideraban una alternativa por esta misma razón. Sin embargo, el modelo actual es otra cosa.

MOTOR Y EQUIPAMIENTO

0006El Beetle Cabrio equipa un motor 1.4 TSI que entrega 160 hp a las 5.800 rpm y posee un torque máximo de 240 Nm entre las 1.500 y 4.500 vueltas. La transmisión es DSG7 y te puede catapultar hasta los 100 km/h en poco más de 8 segundos. Su velocidad máxima es de 208 km/h.

La capota de lona es retráctil al estilo clásico, al recogerse no se esconde en ningún compartimiento, sino que se posa sobre la cajuela por detrás delos apoyacabezas traseros, quedando a la vista en todo momento. Es un detalle muy retro, que le da un toque absolutamente diferenciador. Como valor agregado, la elección de esta modalidad no reduce, un ápice, la capacidad de carga del maletero, que en este caso alcanza los 225 litros. Vale decir, los diseñadores pensaron su diseño con la mente y el corazón (emociones).

0003El habitáculo es simple. Destaca el volante con tono deportivo de tres radios e inserciones que comulgan con la materialidad de la carrocería. Mismo efecto que se aplicó en gran parte del panel. Además cuenta con levas (Paddle Shift) y comandos para manipular las funciones más esenciales al momento de conducir.

Al centro de la consola se ubica una radio con pantalla táctil de 6,5” que permite toral conectividad con tu smartphone. Mientras que los controles con perillas (climatizador), situados frente a la palanca de cambios, le dan un toque bastante aún más vintage a la cabina. Recuerden, esto seguramente fue ex-profeso puesto que no le costaba nada a la marca ponerle un sistema de aire acondicionado de última generación, full digital.

Pero no hay que confundirse, ofrecer una experiencia ligada a lo sensorial no implica regresar a los estándares de seguridad de décadas pasadas. Ergo, el Beetle Cabriolet cuenta con airbags frontales, laterales y de cortinas, ABS, sistema de regulación del motor (MSR), sistema electrónico de estabilización (ESC) y control electrónico de tracción (ASR), entre otras características, en definitiva es un auto moderno. Para mayor información, pueden conocer la ficha técnica completa aquí.

EXPERIENCIA ABORDO
0005Durante los primeros kilómetros de camino nos dedicamos a familiarizarnos con el auto, a sentir el tacto y funcionamiento de su moderna transmisión, como también  a evaluar la respuesta del acelerador y el aplomo para tomar las curvas del camino hacia el balneario escogido para esta prueba.

Todo se sintió estupendo. La transmisión DSG 7 se porta de maravillas y las levas de cambios favorecen la comodidad, además de transmitir una alta sensación de deportividad. La aceleración es pronta, pese a lo que podría imaginarse de un motor de 1.4 L.

DCIM100MEDIADJI_0014.JPGCon la excusa de tomar un café paramos en el camino, pero el objetivo real era bajar el techo para vivir la experiencia de conducir con la cara al viento. El techo se recoge rápido, en poco menos de 10 segundos y de manera muy silenciosa. Sin embargo, como dijimos, fue una excusa ya que el accionamiento se puede hacer en movimiento hasta los 50 Km/h.

Ya rodando en carretera, sin techo sobre nuestras cabezas, vino lo mejor del viaje. La sensación no es transmisible, debe ser vivida para captar la multiplicidad y sutileza de cientos de detalles. Percibir el aire tibio, sentir las variaciones aromáticas del entorno a medida que se avanza y como el aire circula por nuestro entorno a voluntad.

0004Dos aspectos resultan destacables en este apartado: la buena insonorización alcanzada (pues se genera una suerte de burbuja en la cabina que permite conversar y escuchar música sin problemas) y la eficiente acción deflectora del parabrisas, que se hace cargo del viento sin despeinar a sus ocupantes. Desconocemos si esto será extensivo para los ocupantes de las plazas traseras, pues en nuestras pruebas no fueron ocupadas dichas plazas.

Dato interesante. El volumen de la radio se incrementa al acelerar y decrece al desacelerar, ofreciendo una experiencia auditiva estable para los pasajeros.Volkswagen Beetle CabrioA nivel conductivo, el auto responde de modo ágil, la dirección es sensible y se deja llevar con facilidad, comodidad, seguridad y buen control. La suspensión es consistente y transmite mucha solvencia en todo orden de marcha. Las asistencias a la conducción son discretas y actúan cuando corresponde, con un uso que resulta transparente para el conductor.

El Volkswagen Beetle Cabriolet es un auto creado para disfrutar.

A continuación te dejamos con un video y una galería de fotos del Beetle Cabriolet.