Hace años que la industria automotriz busca cortar el cordón umbilical que la une al petróleo, escarbando fuentes alternativas de energía. Ahí están los vehículos eléctricos como los Tesla o los híbridos como el Toyota Prius. La compañía japonesa ha tenido gran éxito con dicho modelo, pero ahora quieren ir un paso más allá y el resultado es un auto que promete cero emisiones de CO², una máquina completamente comprometida a salvar el planeta: el Toyota FCV.

¿Cuál es su gracia? El Toyota FCV es un vehículo con motor de hidrógeno. El auto tiene una pila o batería con células de combustible que al ser alimentada con hidrógeno (un gas), se combina con oxígeno y genera la electricidad necesaria para el movimiento. La única emisión del proceso es el vapor de agua que produce la reacción química.

 

Toyota FCV 02

 

Toyota Motors

Una ventaja de este combustible (hidrógeno) es que puede ser obtenido de diversas fuentes, tales como energía eólica y solar.

De acuerdo a mediciones hechas por Toyota, con estanque lleno, el FCV tendrá una autonomía de 700 km. en velocidad crucero.

Toyota FCV2

Toyota Motor Co.

El Toyota FCV comenzará a ser vendido en Japón, a partir de abril de 2015. La idea es luego conquistar Estados Unidos y el resto del mundo, con una tecnología que, según ellos, es la apuesta para los próximos 100 años. El proceso, eso sí, dependerá de la disponibilidad de estaciones de recarga de hidrógeno. Su precio será aproximadamente unos 70 mil dólares. Nada barato, pero la compañía promete subsidios.