En 1997, Toyota se convirtió en el primer fabricante de automóviles en ofrecer al mundo un vehículo híbrido: el Prius. Diecisiete años después, la compañía japonesa -líder en ventas a nivel global- nuevamente saca del clóset su traje de pionero al anunciar que a partir del 15 de diciembre saldrá a la calle el primer auto cuyo combustible será el hidrógeno.

Hablamos, por cierto, del Toyota Mirai. Su nombre en japonés significa futuro y es un apelativo que resume de gran manera el adelanto que la marca hace en relación a la competencia. Honda y BMW han exhibido prototipos, pero hasta ahora ninguno había sido puesto al alcance del consumidor.

2016_Toyota_Fuel_Cell_Vehicle_003

El Toyota Mirai es un sedán de cuatro puertas con un diseño vanguardista, acorde con su nombre y con la tecnología que equipa. Al hablar de su fuente de energía, básicamente se trata de una pila de combustible de hidrógeno que mueve al vehículo mediante una reacción química que ocurre en la batería y en la que también participan moléculas de oxígeno.

2016_Toyota_Fuel_Cell_Vehicle_033

Con la energía que puede generar la celda de combustible, este Toyota puede recorrer 650 kilómetros sin emitir ningún tipo de contaminante, puesto que la reacción entre ambos elementos (hidrógeno y oxígeno) solo libera vapor de agua a través del tubo de escape.

2016_Toyota_Fuel_Cell_Vehicle_036

Aparte de las bondades en términos ecológicos -cero emisión de dióxido de carbono o partículas contaminantes- Toyota afirma que la recarga de hidrógeno tarda menos de 5 minutos. Una ventaja que hacer ver al Toyota Mirai como si fuera la octava maravilla del mundo, y que debería pavimentarle el camino al éxito comercial.

2016_Toyota_Fuel_Cell_Vehicle_035

Por ahora, el Mirai estará limitado a mercados de gran consumo y madurez. Como suelen hacer en Toyota, la primera estación de venta será exclusivamente en Japón. Sin embargo, a partir del verano boreal de 2015 (julio-septiembre), tanto Europa como Estados Unidos le abrirán sus puertas. En el caso del Viejo Continente, los países afortunados serán Alemania, Dinamarca y Reino Unido. Recién en 2017 llegará a otras latitudes.

2016_Toyota_Fuel_Cell_Vehicle_006

Se estima que el precio de venta que tendrá el Toyota Mirai en Japón será de 7,2 millones de yenes, algo así como 36 millones de pesos chilenos. Sin embargo, el gobierno nipón piensa en aplicar un subsidio o subvención para incentivar la adquisición de automóviles con dicha tecnología, con lo cual el precio podría bajar a unos 5 millones de yenes (CL$ 25 millones). Algo digno de imitar si se quiere masificar su uso y, por ende, descontaminar las grandes ciudades… ¿Aló Santiago de Chile?

2016_Toyota_Fuel_Cell_Vehicle_010

Para algunos el precio que se informa puede parecer alto, sin embargo el Toyota Mirai además de no contaminar, si se compara ambos a otro tipo de combustibles (gasolina o diésel), termina siendo un ahorro al bolsillo. Además, este Toyota nada tiene que envidiarle a otros autos en cuanto a comodidad, confort e incluso prestaciones. Por ejemplo, salta de 0 a 100 km/h en 9 segundos. Ni más ni menos que otro auto sedán.

Vean el futuro del automóvil materializado en el Toyota Mirai: