A veces las marcas de automóviles se compartan como entes crueles que solo juegan con nuestras emociones. El último caso rampante es el de BMW. La compañía bávara presentó el BMW 3.0 CSL Hommage, un coupé maravilloso, pero que no es más que un concept car, un proyecto, una idea que por ahora no piensa asomarse por las calles del mundo.

Triste y malvado.

Basta mirarlo. La máquina es un homenaje (hommage), un tributo a los coupé de los años 70. Su diseño es elegante y capaz de alterar todas nuestras neuronas, mientras que su color amarillo golf es tradición de BMW. Sus curvas y músculos roban corazones en apenas un guiño

Las siglas CSL corresponden a Coupé Sport Leichtbau (coupé, deportivo, peso liviano) y hacen hincapié en el desarrollo de un vehículo a través de compuestos de fibra de carbono de alta tecnología, reforzados con plástico (CFRP), que lo convierten en un vehículo cuyo peso es absolutamente ridículo.

Luces LED lineales, una distintiva nariz de tiburón y un interior minimalista completan el combo, y hacen que miremos estas fotos tal como si estuviéramos babeando frente a una vitrina comercial de un auto que no podemos comprar.

Disfruten:

BMW 3.0 CSL Hommage 01

BMW 3.0 CSL Hommage 02

BMW 3.0 CSL 03
BMW 3.0 CSL Hommage 04