Para los nóstalgicos que aún lloran la partida del Hummer, marca que pasó a retiro en 2010, les mostramos un nuevo exponente que puede secarles las lágrimas y devolverles la sonrisa a sus tristes rostros, nos referimos al USSV Rhino GX, un SUV diseñado al más puro estilo militar.

El Rhino GX es una mole que ostenta una apariencia exterior robusta con toda la rudeza de un vehículo militar, pero que contrasta con un interior orientado al lujo con refinados materiales.

Bajo el capó se puede alojar un poderoso motor Powerstroke V8  turbo diesel de 6.7L o un V10 de 6.8L gasolinero y atsmoférico, ambos conectados a una tracción 4×4 y una transmisión automática de 5 velocidades.

El Rhino GX está montado sobre el chasis de una camioneta Ford F450 Super Duty y algo que delata esto serían los espejos retrovisores laterales que se conservaron del vehículo base.

En la cabina, la versión con mayor capacidad tiene una configuración de asientos 2+2+3 con lo cual alberga 7 pasajeros, los cuales viajaran confortablemente y, por sobre todo, extremadamente seguros ya que el Rhino GX es un vehículo blindado, con lo cual su peso ronda las 4 toneladas.

Para la experiencia abordo este SUV cuenta con asientos eléctricos regulables en las dos primeras corridas de asientos, climatizador dual y mandos para las plazas delanteras y traseras, sistema multimedia, camára de retroceso y navegador por GPS integrados al espejo retrovisor con sensor de estacionamiento ultrasónico y un completo equipamiento de seguridad activa y pasiva.

El Rhino GX está disponible en cuatro versiones que varían según configuración de cabina y equipamiento y tres colores, Stealth Black, Tactical Green y Desert, todos muy ad-hoc al estilo militar de este SUV.

La versión más sencilla, si se puede decir así, parte en 200.000 dólares.