Los Porsche son vehículos diseñados con el propósito de ser admirados. Su belleza exterior es sinónimo de deseo, elegancia, estatus, entre otras características que hacen a sus dueños sacar el pecho de orgullo. Sin embargo, no todo se limita a su apariencia.

Un Porsche también posee toneladas de hermosura interna, en lo más profundo de su corazón. Sus motores son un homenaje a la mecánica y a la electrónica, son objetos de arte desarrollados bajo los más altos estándares de calidad y con el fin de satisfacer plenamente a quien se sienta frente al volante.

¿Cómo se roza la perfección? Un video que circula en YouTube muestra cómo se produce la magia al momento de ensamblar el motor de un Porsche 911, en la fábrica de ideas de la marca, ubicada en Zuffenhausen, Alemania.

Pon play y disfruta: