Björn Borg, Abba, Ingmar Bergman, H&M, Greta Garbo, Europe, Frida Gustavsson, Ikea, Alfred Nobel.

El aporte de Suecia a la cultura, la música, el cine, la moda, la ciencia y el deporte es innegable, más allá de los gustos personales. Porque esos tipos que cantan en inglés, ese científico que tiene un premio con su nombre, la marca de ropa barata por la que los chilenos hicieron fila y el tenista de melena y cintillo vienen de un pequeño-gran país de Europa del norte del que han salido grandes cosas.

En la historia del automóvil, el aporte sueco por excelencia es Volvo, empresa con un prestigio más que ganado en la industria del transporte y que tiene una interesante historia. Tan interesante que puede darse el lujo de tener su propio museo en Gotemburgo, el cuartel general de Volvo Cars, en donde pueden exhibir las obras de ingeniería y diseño que han salido de los galpones de la marca.

Volvo_8

En la muestra puedes ver algunos de los modelos más interesantes desarrollados por Volvo. Vehículos para todo tipo de tareas: desde llevar pasajeros hasta perseguir maleantes. Al verlos, de seguro vas a recordarlos por su clásico estilo y por el inconfundible logotipo de la flecha, aquel que representa a los grandes alquimistas del acero y no el símbolo de la masculinidad, como habitualmente se cree.

Volvo_Simbol0

La muestra está compuesta de autos, pero también motores de aviones que la empresa construyó en un momento de su historia. También tractores, camiones y buses, una de las especialidades de los suecos.

Volvo_21El museo tiene períodos en que cierra al público, por lo que antes de visitarlo deberíais revisar el sitio web oficial para enterarte las fechas y horarios de atención.

A continuación, una galería de fotos que resume el histórico desarrollo que los suecos han tenido en la industria automotriz, donde han sido pioneros en la creación de diversos sistemas de seguridad que actualmente son un estándar en dicha industria: