Hoy la vida se vive en modo suscripción. Netflix, Spotify, tu smartphone… La lista es larga y ahora podría sumarse tu auto. Volvo acaba de anunciar Care by Volvo, un plan mensual asociado a sus coches en que todo está pagado (seguros, reparaciones) a excepción de la gasolina. La punta de lanza del concepto es el nuevo SUV de la marca sueca, el Volvo XC40.

La propuesta es tentadora.

El coche es un pequeño SUV premium con un diseño moderno y osado que se basa en el Concept 40 que les mostramos hace un tiempo. Hay minimalismo en la carrocería, pero también espacio para un toque más aventurero gracias a un techo de color distinto al resto de la silueta.

Cuando vemos la cabina también encontramos acabados y terminaciones más atrevidas de lo que la marca acostumbra, pero al final prima el sobrio estilo escandinavo, con materiales nobles y en su estado más natural.

Las primeras versiones que se posarán en el asfalto serán el Volvo XC40 D4 con motor diesel de 190 Cv y el Volvo XC40 T5 con motor gasolinero de 247 Cv. Ambas vienen con sofisticadas transmisiones automáticas de ocho velocidades y tracción 4×4. Los modelos eléctricos llegarán más adelante.

Los coches cuentan con suspensiones inteligentes que se adecuan a las condiciones del camino o al modo de conducción. Inclusive anticipándose a la ruta y reaccionado en milésimas de segundo a las variaciones en el comportamiento del piloto. Esto último también ocurre con los diversos dispositivos de asistencia electrónica que previenen, advierten e incluso actúan de forma autónoma, de ser necesario.

Otro elemento distintivo del Volvo XC40 es su tecnología.

El nutrido arsenal de asistencias a la conducción que el fabricante ha desarrollado e incorporado en toda su gama de vehículos estará presente en el XC40. Muchos de ellos serán parte del equipamiento de serie.

La información y entretenimiento abordo, por su parte, se despliega en su gran pantalla táctil multimedia. Básicamente el cerebro donde reside toda la inteligencia del vehículo y a la cual se accede a través del tacto o la voz. Los botones son los justos e indispensables.

No está demás decir que la conectividad es total. Los dispositivos móviles pueden permanecer sobre el sistema de carga inductiva (sin cables) y el smartphone queda absolutamente integrado al sistema de info-entretenimiento del SUV.

Fuera del vehículo, el teléfono móvil también adquiere protagonismo. Mediante una aplicación, este aparato se convierte en un completo control remoto que permite configurar y realizar varias acciones que inciden sobre el comportamiento del Volvo XC40.

Hablando de smartphones, lo de la suscripción. Volvo estableció un plan inicial en Europa de € 699 mensuales para tener uno, con la opción de cambiar el SUV una vez al año. Es caro, pero no olviden que es un coche premium.

Ahora si esto de la suscripción no es lo tuyo, también puedes comprarlo todo para ti por USD 33.200.

Todo lo que tienes que saber del Volvo XC40 está en este video:

¿Tendrías un coche con pago de suscripción mensual? ¿Qué te parece la idea?