Una historia propia del guión de una película sobre la recuperación de oportunidades perdidas subyace tras la iniciativa de Jaguar de resucitar el XKSS, modelo construido en la década de 1950 y que es uno de sus más señeros vehículos; baste decir que ostenta el título de ser el auto predilecto de Steve McQueen.

Pero ojo, no se trata de una reedición, restauración ni edición aniversario: construyeron un XKSS de acuerdo a los parámetros de fabricación originales, según develó Jaguar en el Petersen Museum en Los Angeles.

jaguarxkss_int03

Origen de la leyenda

En 1957 Jaguar inició la producción del XKSS, concebido para ser la versión de calle del D-Type, coche de competición que la marca construyó entre los años 1954 y 1956 y que, entre otros podios, se impuso en Le Mans.

Se construyeron 25 unidades del Jaguar XKSS, pero solo 16 fueron vendidas, pues nueve de dichos autos se quemaron en un incendio que afectó a la fábrica Browns Lane de Jaguar en los Midlands británicos.

Hoy, tras 60 años, Jaguar construirá esas nueve unidades faltantes de la producción original, las que se venderán el próximo año 2017.

jaguarxkss_int02

El proceso respeta íntegramente el diseño y materiales utilizados en la época de fabricación, y el ensamblaje se realizará manualmente en una línea de montaje, a la antigua usanza. Los moldes originales ya no existen, el equipo de la División Jaguar Classic, a cargo del proyecto, generó una matriz de diseño tras escanear unidades reales del XKSS de 1957.

jaguarxkss_int04

La carrocería es fabricada con una aleación de magnesio, tal como en 1957. Los frenos son Dunlop de disco en las cuatro ruedas, con una bomba Plessey, y neumáticos Dunlop con llantas remachadas de aleación de magnesio de dos piezas. Las partes fueron fabricadas usando el sistema imperial en vez del sistema métrico decimal y los bastidores están soldados en bronce, tal y como se hacía con los tubos del chasis del XKSS hace sesenta años.

Las nueve unidades del Jaguar XKSS venidas del pasado tendrán los números de chasis de la época, recuperados de los chasis de los automóviles que se quemaron en el incendio.

jaguarxkss_int05

El motor es el 3.4 litros de 262 CV del Jaguar D-Type, con seis cilindros en línea, que incluye bloques de hierro fundido totalmente nuevos, nuevas culatas fundidas y tres carburadores Weber DC03. En el interior exhibe los indicadores Smiths de la época, volante de madera, pespuntes de los asientos de cuero y botones de metal en el salpicadero.

Las únicas modificaciones que se realizaron son para cautelar la seguridad del piloto y acompañante.

Sería interesante saber si en esta epopeya participa algún descendiente de los trabajadores que construyeron los coches originales, si así fuera, esta historía sería todavía más de película.

Acá te dejamos un video para apreciar este Jaguar clásico.