Cuando una buena idea da vida a un buen producto, es estupendo. Pero cuando la reinterpretación de la idea original mejora lo que ya era bueno, ¡uff! es para sacarse el sombrero.

Justamente eso es lo que merecen los tipos de Rubbee, quienes desde hace un tiempo nos presentaron su genial concepto: un rodillo que se instala sobre la rueda trasera de la bicicleta y entrega potencia eléctrica.

El primer intento fue en 2013 y desde entonces se ha perfeccionado hasta llegar a la última versión, llamada Rubbee X.

Entre las principales gracias de esta optimización destacan su reducción de peso, prescindencia de cables para la operación y la capacidad de usar no una, sino que tres baterías eléctricas.

Su modo de operación es simple. El dispositivo se monta sobre la rueda trasera para que el rodillo ejerza presión sobre el neumático. De este modo, brinda impulso adicional gracias a las baterías que posee. Mediante un sensor inalámbrico, además, el Rubbee detecta la cadencia de pedaleo, para que la energía adicional se ajuste a ella.

Cuando no necesites asistencia al pedaleo, basta con girar una palanca, que eleva el rodillo unos centímetros para que no esté en contacto con el neumático y listo. Quedarás solo con la fuerza de tus músculos.

Para recuperar carga en las baterías, puedes pedalear para atrás, siempre que tu bici no tenga freno torpedo, claro está. Otra característica interesante es que el dispositivo cuenta con una app para personalizar los ajustes de funcionamiento.

Rubbee X  puede albergar de una a tres baterías, las que otorgan una autonomía que va desde los 16 hasta los 48 km., dependiendo cuántas utilices. El dispositivo se presenta con dos opciones de motor, uno de 250 y otro de 350 W.

¿Qué dan? El primero, recomendado para usar con una batería, alcanza 25 km/h y pesa 2,8 kilos. El más potente, en tanto, ofrece 32 km/h con un peso de cuatro kilos.

Como el mundo no está para ser confiado, el dispositivo es fácilmente desmontable.

Si la idea te entusiasma, pues darte una vuelta por Kickstarter para saber más. Su precio de entrada es de USD 350 y las entregas están planificadas para junio de 2018.