El romance de Paul Walker con los autos no era solo la expresión de su alter ego, Brian O’Conner,en Rápido & Furioso. El actor, en la vida real, era un verdadero fanático de los vehículos deportivos y en su garaje tenía una colección de al menos 30 modelos. Sin contar un negocio de distribución, fabricación y venta de partes y piezas para preparar motores en coches de carrera.

Paul_ Coleccion BMW_2

El Garaje de Paul Walker

En palabras del propio Paul Walker, este vínculo es incluso anterior a su participación en la saga fílmica donde hizo equipo con Vin Diesel:  “Mi abuelo fue un piloto de carreras, Para mi los autos son un pasatiempo que se convirtió en un negocio. Siempre va a ser una gran parte de lo que soy, eso es seguro, sin mencionar el componente Fast & Furious”, declaró alguna vez. Ahora, demos un vistazo a algunos de los autos que forman parte de esa cochera que Paul Walker dejó y que a su juicio eran sus favoritos. Parte de su legado al mundo:

Toyota Supra

Luego de conducir este bólido del fabricante japonés, el mayor productor de automóviles del mundo, en la primera entrega de Fast & Furious, Walker incrementó su colección con un Supra del 95, muy similar al modelo del año 1997, utilizado en la película.

Toyota Supra Paul Walker

Este es el Supra 97 usado en la película (Universal).

Nissan R33 Skyline GTR

Según Paul, este deportivo era uno de sus favoritos. Formó parte de Rápido & Furioso 1 y posteriormente pasó a integrar su colección privada, pero removió el sticker y lo volvió a pintar del mismo color amarillo. También tenía un R34.

Nissan R33 Paul Walker

Nissan R33 Skyline GT-R, utilizado en la película.

Ford Escort Cosworth

Walker tuvo su primera experiencia al volante de este automóvil en la última entrega de la saga, Fast & Furious 6. Si bien la primera impresión no lo dejó muy conforme, terminó gustándole a tal punto que incrementó su colección. Cabe señalar que este automóvil de competición fue protagonista en el Rally desde fines la década del 60. Hasta sus últimas versiones, ya en la década del 90, este Ford estuvo comandado por grandes pilotos de la disciplina como el español Carlos Sainz y el finés Tommi Mäkinenentre otros.

Paul Walker Ford

Paul Walker junto al Ford Escort Cosworth versión Rally.

BMW 2002 Touring

Este era el auto que más atesoraba el extinto actor. En rigor era un BMW del año 1974 co-manufacturado con el fabricante Alpina. Aquel que está aparcado en el garaje de Walker está con todas sus partes originales y con carrocería en configuración hatchback, algo que lo hace más especial, único y exclusivo, más si se considera que este modelo nunca se comercializó en Estados Unidos, por ende era más difícil hacerse de uno. 

BMW 2002

BMW 2002 Touring Hatchback Alpina, la joya de Paul Walker.

Como podrás comprender la lista es muy larga, pero se tomaron los autos que a juicio del propio actor eran los más preciados de su colección. En todo caso la larga lista deja entrever varias versiones, de diferentes épocas, del Ford Mustang GT. Algunos modelos Dodge, como el Charger R/T color negro. Además, algunos Porsche 911 de diferentes épocas y un Porsche Carrera GT color rojo, idéntico al del fatídico accidente.