En el hemisferio sur, después de dar los abrazos de Año Nuevo, solo aparece una misión en el calendario: irse de vacaciones. Los veraneantes se toman las playas, piscinas, ríos y lagos a partir del 1 de enero y, con ellos, los deportes náuticos vuelven a brillar. Lo mejor de todo es cuando aparece un nuevo juguete o una nueva moda que permite disfrutar del agua de manera diferente.

Este 2014, el objeto que ostenta esa gracia es el Flyboard.

Este invento del francés Franky Zapata Zapata Racing es un aparato que permite volar sobre el agua, gracias a un mecanismo de propulsión a chorro, inyectado desde la turbina de un Personal Watercraft (PWC), más conocida como moto de agua o jetski.

Flyboard Watercraft

Kit Flyboard, operado de manera independiente por el usuario (Foto: Francois Rigaud)

En palabras simples, el Flyboard consta de un par de botas, semejantes a las que se usan para la práctica del Wakeboardunidas a una pequeña tabla de plástico. En su parte inferior tiene una bocatoma donde se conecta una manguera, similar a las que usan los bomberos, y que en su otro extremo se acopla a la turbina de una moto de agua. En cada lado de la tabla hay un par de tubos que actúan como escapes, los cuales lanzan poderosos chorros de agua. También hay unos bastones, conectados por mangueras más delgadas, que producen un par de chorros extra, destinados a apoyar la sustentación y que a la vez sirven de timón. Aunque, claro, para maniobrar se hace necesario usar todo el cuerpo.

Mediante la propulsión, el hombre sobre el aparato puede volar, realizar volteretas, giros en 360 grados y diversas piruetas sobre y bajo el agua. Se puede alcanzar una altura de 12 metros, dada por el largo de la manguera así como por la potencia de la moto de agua. Se requieren al menos 120 hp para que el Flyboard funcione.

Flyboard Sin Bastones

Flyboard sin bastones para los más avezados y extremos (Foto: Francois Rigaud)

Si algunos ya no necesitan leer más para saber que quieren practicar esta novedoso deporte acuático, les comentamos que lo pueden hacer en Chile, gracias al representante oficial de la marca para este país, Flyboard-Chile. Los lugares para tomar una clase son:

¿Los precios? Depende de lo que quieres hacer en un Flyboard:

Si eres un veraneante…

La primera clase de 45 minutos cuesta 60 mil pesos chilenos (115 dólares). Una segunda clase de 20 minutos vale 35 mil pesos (US$66). La instrucción contempla un instructor certificado, un Flyboard y un Jetski, además del equipo de seguridad, que incluye casco, traje de agua y salvavidas. Hay valores especiales para grupos y eventos como, por ejemplo, un cumpleaños.

Si quieres ser operador de un Flyboard…

Debes cumplir varias condiciones. Primero tener 18 años, pasar un examen teórico y aprobar un curso de operador que toma entre 3 y 5 horas, con un costo de 180 mil pesos (US$345).

Si quieres ser dueño de un Flyboard…

Además de los requisitos anteriores solo se debe cumplir un paso más: pagar lo que cuesta. La versión 2012 tiene un valor de $ 4.450.000 (US$8.470), mientras que el modelo 2013 requiere el desembolso de $4.990.000 (US$9.500). La compra incluye:

  • 1 Junta
  • 1 Par de zapatillas tipo Wakeboard
  • 1 Sistema de Rotación que rechaza la arena
  • 2 Mangueras con mango con boquillas acopladas a los brazos con un sistema de velcro
  • 1 Tubo grande que abastece de agua a presión de la PWC para el Flyboard
  • 1 Codo 180 ° que invierte la salida de agua PWC
  • 1 Boquilla
  • 1 Quick Clip para un fácil desacoplamiento entre el Flyboard PWC
  • 1 Adaptador que es diferente de acuerdo con el modelo de PWC que permite la adaptación entre PWC y la boquilla

XY da por inaugurada la temporada oficial Verano 2014 y para motivarlos, un vídeo con el Flyboard en acción: