Desde 1970 a la fecha, Chile tuvo 6 presidentes elegidos democráticamente y un dictador. Algunos han sido de izquierda, otros de centro y otros de derecha; cosmovisiones distintas, pero con un elemento en común: un Ford Galaxie 500 XL convertible de 1966.

En cada cambio de mando, ceremonia oficial de Fiestas Patrias o discurso de 21 de mayo, el vehículo descapotable de color negro ha trasladado a los mandatarios para dar glamour a las tradiciones republicanas de la nación.

Salvador Allende comenzó a utilizarlo para abandonar la idea de los carruajes a caballos. Luego Augusto Pinochet continuó la tradición durante su dictadura y así lo hicieron Patricio Aylwin, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, Ricardo Lagos, Michelle Bachelet y Sebastián Piñera, al volver la democracia. Sin embargo, el automóvil llegó en el mandato de Eduardo Frei Montalva.

En 1966, la reina de Gran Bretaña, Isabel II (Elizabeth II) visitó el país y no vino con las manos vacías: de regalo traía un auto nuevecito de paquete, un cero kilómetros del año. Era un Ford Galaxie 500 XL convertible y que incluso tenía algunos detalles relacionados con la corona británica en la tapa de las ruedas y en el volante.

La línea Galaxie empezó sus ventas en 1959 en Estados Unidos y su nombre -y promoción- estaba centrado en el entusiasmo generado por la carrera espacial entre el bloque occidental y el bloque soviético. También, desde un punto de vista comercial, era una respuesta a GM y su Chevrolet Impala.

En 1966 se construyeron 8 modelos de 8 cilindros y con caballos de fuerza que iban desde los 195/200 hasta los 410/425. No era un auto ágil, pero entregaba comfort, siendo el tercer auto más comprado en los Estados Unidos, tras el Mustang y el propio Impala. Desde 1965, la línea Galaxie 500 XL era vendida bajo el eslogan “más silencioso que un Rolls-Royce”. Tenía dos opciones de transmisión:

  • Synchro Smooth Drive Manual: Transmisión de cuatro velocidades
  • Cruise-O-Matic: Tres velocidades de transmisión automática

El exterior contemplaba 15 opciones de esmaltes Super Diamond Lustre o 23 tonos de combinaciones de dos colores. En su interior, en tanto, habían 42 tapizados disponibles y en su panel se podía instalar una radio AM/FM.

El Ford Galaxie 500 XL convertible que está en Chile -patente EL-2801-, además de trasladar los presidentes también tuvo visitas ilustres en sus asientos, como Pablo Neruda, Indira Gandhi y Fidel Castro, entre otros.

Su fidelidad es a toda prueba y su funcionamiento es perfecto, con un uso que apenas supera los 70 mil kilómetros en casi 40 años. Esto también se explica, porque para el uso diario los mandatarios utilizan otos vehículos. Por ejemplo, el saliente Sebastián Piñera se trasladaba en un Lexus LS 600h de 2010, mientras que la electa Michelle Bachelet usó un Peugeot 607 del año 2006 durante su anterior período.

Sebastian Pinera Galaxie

 Sebastián Piñera, mandatario saliente utilizando el Ford Galaxie para su discurso de 21 de mayo. (Foto: fotopresidencia.cl / José Manuel de la Maza / Uso editorial)