La competencia entre las marcas que apostaron por el segmento SUV llegó a un límite extremo, cuando el fabricante de vehículos militares Hummer ingresó al mercado civil con sus descomunales todo terreno. Si bien hoy son historia, debido a que la marca cesó su producción comercial, dejaron una huella, un relevo que hoy toma Freightliner, reconocido fabricante de camiones y empresa que superó todo lo conocido hasta ahora con su colosal SportChasiss P4XL.

SUV P4XL_1

Una versión con algunos accesorios extras.

Este SUV, si es que cabe en esta categoría, es el más grande que se ha construido hasta el momento. Utilizando la plataforma M2 106 usada por la firma norteamericana para fabricar uno de sus camiones, engendró un vehículo gigantesco y que además presume de ser el más lujoso y oneroso del que se tenga memoria.

El SportChassis (chasis-cabina de camión) alcanza los 6,70 metros de largo, 2,50 metros de ancho y 3 metros de alto. Supera a cualquier modelo Hummer e incluso a la camioneta Ford F-650, también concebida a partir de una plataforma de los vehículos de carga pesada de la marca del óvalo y tal vez el más monstruoso hasta la aparición de esta obra Freightliner.

Para mover este armatoste no hay otra manera que montar un poderoso motor y otros componentes de grandes medidas para soportar tanta carga, sin siquiera considerar ocupantes o equipaje. Sólo el peso de la máquina.

P4XL_Rear

Aparte de esta versión SUV, existe un SUT (Camioneta).

  • Motor Cummins de 8,3 litros
  • Potencia máxima de 350 hp
  • Neumáticos Michelin XZL 435/65R
  • Llantas de 22,5 pulgadas  

Por fuera, más que un vehículo de la tipología SUV, el segmento en el cual se ha posicionado, parece un camión del Dakar. Pero por dentro, el lujo y las terminaciones se alejan del estilo espartano y simple de los vehículos de carga, brindando un interior forrado en cuero, aplicaciones en materiales de la mejor factura, más la última tecnología para viajes placenteros, seguros y entretenidos, en carretera y fuera de esta.

Las aptitudes off-road dicen que son excepcionales. Con un motor, potencia, sistema de tracción, más la tecnología con que lo equiparon, es como para no dudar. Más si en la comparación del párrafo anterior lo catalogamos como un vehículo del rally más duro que existe.

Como es de esperar, los potenciales propietarios que opten por un SUV como este, serán clientes exigentes que lo querrán todo, no por nada estarán dispuestos a pagar los US$ 225.000 que cuesta. Para satisfacerlos, el el Freightliner P4XL fue fabricado con sistemas y tecnologías especialmente desarrolladas para este vehículo, todo con la finalidad de transformarlo en el más sofisticado, exclusivo y de manera que sea único en su especie.

Exclusivo y sofisticado equipamiento

SportChassisP4XL071_Side

En la imagen se aprecia el origen, la plataforma M2 106.

En el diseño del habitáculo todo está pensado y orientado para crear un ambiente en el cual cada ocupante cuenta. Todos los pasajeros son de primera clase y viajan cómodamente con el goce del equipamiento en forma individual, independiente del asiento que estén usando.

Todas las butacas de la cabina están montadas con un sistema de suspensión neumática, desarrollada por Bostrom para Freightliner, con lo cual se aminora ostensiblemente los bamboleos al circular por caminos sinuosos. Es algo parecido a flotar en el asfalto.

La insonorización del habitáculo se realizó mediante Dynamat, un material utilizado en la aeronáutica y que permite la aislación del sonido a niveles superlativos. Prácticamente el ruido del motor diesel es imperceptible, al igual que el bullicio exterior. Esto también incide en la calidad y fidelidad de la música al momento de amenizar el viaje.

Interior P4XL

Terminaciones en madera y cuero más pantalla de 7 pulgadas.

El sonido corre por cuenta de Pioneer, con un equipo desarrollado en exclusiva para la marca y que, mediante el sistema de suscripción Sirius XM, posibilita sintonizar radio FM y AM sin tener que escuchar los comerciales.

El sistema de entretención abordo cuenta con todo lo conocido en los vehículos de lujo y más. Por ejemplo, todas las aplicaciones de smartphones con sistemas operativos iOS y Android, se pueden operar de manera centralizada sin siquiera sacar los dispositivos móviles del bolsillo.

La oficina tampoco es problema. Con el sistema Car-Fi, internet está disponible para navegar, revisar correos electrónicos e incluso hacerlo a 60 metros de distancia del SUV, por la red Wi-Fi que se crea mediante este dispositivo.

Ford-F650

Ford F-650, para poder comparar con el Freightliner.

Es tanta la tecnología, especialmente desarrollada para este SUV de súper lujo, que se hace difícil detallarla, por lo mismo les sugerimos revisar  el largo listado de posibilidades que brinda el Freightliner SportChasiss P4XL aquí.

En resumidas cuentas, la firma norteamericana no escatimo en gastos y recursos para crear este SUV en su única versión. De todos modos, como saben que sus consumidores pagan la exclusividad, tamién ofrecen un catálogo de accesorios y configuraciones para que cada cliente personalice su Freightliner al extremo.

Para conocer con más detalle el SUV vean el siguiente video:

Sobre El Autor

Fanático de las motocicletas, ha tenido gran parte de las tipologías existentes. Se hizo un pequeño garage para guardarlas y esperando por más. Pero no sólo de motos vive el hombre, los autos son su otra pasión. Las camionetas sus preferidas, le permiten trasladar sus motocicletas a las que dedica gran parte de sus horas de ocio y algunas otras ni tan de ocio. El trabajo, que no le fanatiza, es el medio para obtener lo que quiere…más motos, más autos, uno que otro Gadget, etc. Su lema es que hay que trabajar para vivir, pero no vivir para trabajar: la vida es muy corta.