La firma croata Rimac Automobili se especializa en la fabricación de vehículos eléctricos de alta performance. En esta oportunidad la sorpresa no es un auto súper deportivo -que lo tiene y es el más caro del mundo-  sino una bicicleta, considerada como la más veloz del planeta: Greyp G-12, que cuenta con lo más avanzado en tecnología para la propulsión eléctrica así como también para el equipamiento del vehículo.

Huella Greyp G12

Sistema de arranque mediante huella dactilar.

El secreto de esta veloz bicicleta está en su motor eléctrico de accionamiento directo (con imanes de neodimio) que eroga 12 Kw de potencia equivalente a 16 Cv, es decir, algo más potente que una motocicleta convencional de 125 cc que, en promedio, tiene 12 CV. Si además comparamos el peso, la bici está en los 49 Kg. versus los 128 Kg. de una moto como la señalada. Ya se imaginarán cuan veloz puede llegar a ser la Greyp G-12, pero el único inconveniente es la velocidad máxima, ha sido limitada de fábrica a 65 Km/hr. Aunque siempre hay genios por ahí que saben como hackear los circuitos y obtener toda la potencia disponible en cualquier vehículo.

Continuando con las características de esta bicicleta, una muy importante, considerando que se trata de un vehículo que se mueve con electricidad, es la batería. El avanzado sistema incorporado a la Greyp aporta más y mejores cualidades frente a otras bicis del mismo tipo. Para alimentar el motor se optó por un pack de Litio-Nanofosfato procedente de 123 System, una de las firmas más innovadoras en este tipo de desarrollos.

Con la batería, que tiene una capacidad de 1.3 kWh, se logra una autonomía de 120 kilómetros, mientras que una carga del 80% se consigue en sólo 30 minutos, mediante una toma de corriente común (220V). Además, la vida útil de las baterías es una preocupación, en el caso en cuestión, alcanza los 3.000 ciclos de descarga, conservando el 80% de capacidad. Y si hablamos de costo, cada carga completa cuesta 25 centavos de Euro (convenio marco de la Unión Europea).

Display Greyp G12

Display de información y los 3 modos de conducción.

En todo caso la autonomía nunca será un problema ya que la bicicleta cuenta con el sistema de freno regenerativo, de uso habitual en las e-Bikes, que permite aportar energía en cada frenada.

Respecto del equipamiento, lo que más destaca es el arranque mediante huella dactilar, es decir, sin necesidad de usar llave. Está configurado para reconocer a 50 personas y cada una puede guardar hasta 5 de sus dedos en la memoria del sistema. También se puede elegir cada dedo para un determinado modo de conducción: Street, Eco y Power. Además, el propietario puede limitar la forma de uso a otras personas. Si la presta a un amigo, se puede condicionar la velocidad y el tiempo del usuario que irá a horcajadas sobre esta.

No se ha notificado su precio aún, pero se estima que no será inferior a los US$ 8.000, por lo tanto verla no será fácil, su venta quedará restringida a los abultados bolsillos de uno que otro fanático de las bicicletas.

Un vídeo de la Greyp G-12 que permite apreciar lo versátil que es esta e-Bike: 

Sobre El Autor

Fanático de las motocicletas, ha tenido gran parte de las tipologías existentes. Se hizo un pequeño garage para guardarlas y esperando por más. Pero no sólo de motos vive el hombre, los autos son su otra pasión. Las camionetas sus preferidas, le permiten trasladar sus motocicletas a las que dedica gran parte de sus horas de ocio y algunas otras ni tan de ocio. El trabajo, que no le fanatiza, es el medio para obtener lo que quiere…más motos, más autos, uno que otro Gadget, etc. Su lema es que hay que trabajar para vivir, pero no vivir para trabajar: la vida es muy corta.