Siempre sueño con los vehículos polivalentes, esos que permiten correr en carretera, pasear por un camino de montaña o bien salirse del asfalto y practicar el Off-Road. Algunos hacen dos de las tres alternativas que menciono, pero todo lo que pido no. Generalmente te ves en la situación de tener  que optar por un Sedán, un Hatchback, un Station Wagon o una Van (ambos coches del tipo familiar), siendo los más populares hoy en día los vehículos deportivos utilitarios (SUV, inglés) que los hay en diversas configuraciones.

Holden Ute Interior

Tablero iluminado en rojo ad hoc a su estilo deportivo.

En esta ocasión hago una mención aparte para las camionetas. Este noble vehículo que se creó como una alternativa “liviana” para el transporte de carga que con el paso de los años se fue convirtiendo en una excelente opción para quienes buscamos la versatilidad y el uso para diferentes fines. Ya se va notando mi predilección ¿cierto?.

En mi juventud existía un vehículo muy atractivo para los jóvenes de la época. Una pequeña camioneta desarrollada a partir de un hatchback muy popular por entonces.  Me refiero a la ya mítica Volkswagen Saveiro, una camioneta de “ciudad” que aún se fabrica en Brasil  y que en su segmento tuvo y cuenta con duros rivales como las extintas Ford Pampa y Subaru Leone AWD y las aún vigentes Chevrolet Montana y Fiat Strada (antes Fiorino o City). Todas interpretaciones económicas basadas en los hatchbacks de cada marca. Aunque en nuestra memoria la variante en versión “utilitario” del clásico Austin Mini o la imponente y “musculosa” Chevrolet El Camino son imágenes aún más claras de una “cabina simple” para dos pasajeros (conductor y copiloto) y más bien para el uso urbano al estilo de un automóvil tradicional, pero con espacio para carga sin limitaciones.

En la dedada de los ’80 General Motors Company (GMC) sobre el concepto de la Chevrolet El Camino desarrolló una interesante reinterpretación comercializando La Syclone, con lúa cual definitivamente creo una nueva categoría dentro del segmento, las camionetas deportivas, que encontraron en Oceanía (Australia y Nueva Zelanda) tal cantidad de adeptos que siguen siendo muy populares y cuentan con una marca que produce estos bólidos casi en exclusiva para la “gran Isla”, me refiero a la Holden Ute.

Holden Ute Nurburging

En la pista de Nürburgring registrando un nuevo record mundial.

Realizando una analogía, la Holden Ute es actualmente la Saveiro de los ’80, pero con esteroides. Estoy seguro que si Mel Gibson, que ahora puede hacer de director, productor y actor protagónico, sin respaldo de los “gringos” de Hollywood, el coche escogido sería la Holden Ute VF SS V Redline, y no el muy americano Ford Mustang.

Si analizamos la Holden Ute VF SS V Redline podemos señalar que es un vehículo de los más polivalentes a los que se puede optar. Por de pronto es una camioneta y posee un pick-up que se puede cargar (no mucho claro), se conduce como un sedán, sus dos puertas y estilo deportivo en cierta medida la asimilan a un coupé. En el asfalto se mueve a gran velocidad, con agilidad y agarre mientras el tacómetro da miles de vueltas por minuto, es decir, también es un súper deportivo o más bien un “Muscle Car“, concepto acuñado por los “gringos” y tal vez el más correcto para referirse a esta musculosa camioneta.

Por lo anterior, veamos algunas características de la Holden Ute VF SS V Redline ya que a estas alturas los fanáticos, como yo, deben estar ansiosos por conocer que esconde bajo el capó y cuanta adrenalina puede generar ese motor. Pero lo mejor para el final ¿no creen?.

  • Motor: 6.0 litros V8. 
  • Potencia: de 349 caballos a 5.600 RPM.
  • Torque: de 517 Nm a 4.400 RPM.
  • Caja: automática secuencial de 6 velocidades.
  • Llantas: forjadas de 19″ pulgadas.
  • Neumáticos: 245/40 y 275/35 atrás.
  • Suspensión: 2 ajustes (diario y pista).
  • Tecnología: AFM (apagado selectivo de cilindros).
  • Frenos: Discos ventildos 335 mm de diametro, Brembo.

Además el piloto puede ver a través del parabrisas -mediante el sistema Head Up Display (HUD, inglés)- indicaciones como velocidad, revoluciones del motor y las fuerzas G, como lo traen Camaro y Corvette.

Finalmente y para que se den el gusto de verla en acción, el video con el giro que se realizó en el circuito de Nürburgring en un tiempo de  8 minutos y 19,47 segundos. En palabras del  ingeniero de dinámica de Holden, Rob Trubiani se entiende el por qué de esta prueba de velocidad: “Se nos ocurrió el plan de correr en el circuito y romper el récord mundial para un vehículo comercial utilitario, pero cuando hicimos nuestra investigación éste no existía, así que decidimos establecer el récord”.

Sobre El Autor

Fanático de las motocicletas, ha tenido gran parte de las tipologías existentes. Se hizo un pequeño garage para guardarlas y esperando por más. Pero no sólo de motos vive el hombre, los autos son su otra pasión. Las camionetas sus preferidas, le permiten trasladar sus motocicletas a las que dedica gran parte de sus horas de ocio y algunas otras ni tan de ocio. El trabajo, que no le fanatiza, es el medio para obtener lo que quiere…más motos, más autos, uno que otro Gadget, etc. Su lema es que hay que trabajar para vivir, pero no vivir para trabajar: la vida es muy corta.