China es un país que ha irrumpido en el mercado del sector automotriz y avanzó a pasos agigantados hasta lograr conquistar y posicionarse como el primer fabricante a nivel mundial. Esta posición trae consigo los privilegios de ser el número uno, como en todo orden de cosas; uno que es la aspiración de muchos y la envidia de todos, el poder. Y los poderosos siempre gozan del lujo y la máxima expresión de éste, bajo el concepto automotriz, es la Limusina: el automóvil de los grandes empresarios, de la realeza, en el que se mueven las estrellas del espectáculo hasta la alfombra roja y el de algunos Presidentes como el mandatario de los Estados Unidos.

Como el poder trae consigo el lujo, no podía ser de otra forma: China también cuenta con su propia Limusina, tan distintiva y original como la Cadillac (General Motors) que transporta a Barack Obama y que obviamente, aunque sea una perogrullada, ha sido el auto de los líderes chinos.

Vista frontal del Red Flag o Bandera Roja (Hungqi en chino).

La Hongqi L9 (bandera roja en chino-mandarín) desde su nombre forja una identidad muy propia con el país asiático. Su diseño, que si bien salta a la vista ciertas similitudes con automóviles de lujo europeos y norteamericanos, claramente tienen el sello chino ya por el sólo hecho de ser enteramente fabricado en el país bajo la marca FAW. En esta oportunidad les presentamos la versión 2013.

Si hacemos un ejercicio de observación con hincapié en los detalles de la carrocería es posible ver en su frontal un cierto parecido al Peugeot 404 de los 70’s con ese característico grupo óptico y visel sobre los mismos así como la parilla de la máscara. De costado no cabe duda que el diseño se inspiró en un ícono del lujo, el Rolls Royce Phantom. También en el Zil, la limusina rusa, y algunos íconos americanos de la década de los ’70 como Cadillac y Oldsmobile. La zaga definitivamente es un diseño muy tradicional de los autos asiáticos que son fabricados para comercialización local, pero igual me atrevo a decir que nuevamente se ve algo del Peugeot y obviamente de los americanos de colines prominentes y alargados de los años setenta. En todo caso de seguro cada cuál vera lo suyo, en mi caso padezco un daltonismo leve y eso puede influir en mi apreciación, pero creo que por mi conocimiento de la industria no estoy tan perdido ¿qué opinan?.

Hongqi L9 Rear_F

Hongqi L9, automóvil fabricado por la firma china FAW.

Un último dato que puede ser relevante si les interesará tener esta maravilla asiática: Con tan sólo un 1 es tuya, pero no te entusiasmes, ese uno va con 6 ceros y en euros, es decir, un millón de Euros (€ 1.000.000) lo que ya nos deja a muchos sólo con la posibilidad de contemplarlo en esta nota. Como sabía que podía ser así es que se me ocurrió redactar esto para ustedes, nuestros fieles lectores de Revista XY. Resalto las cifras en números y palabras porque es algo sorprendente y que si bien me gustan mucho los autos, no se si el precio se justifica para lo que ofrecen a menos que también sirvan como avión o submarino, al estilo James Bond.

Los aliento a que comenten las notas y si quieren saber sobre algún tema de esta sección (Ruedas & Motores) les dejo la invitación hecha para que usen nuestro sistema de comentarios que está al final de cada nota.

Sobre El Autor

Fanático de las motocicletas, ha tenido gran parte de las tipologías existentes. Se hizo un pequeño garage para guardarlas y esperando por más. Pero no sólo de motos vive el hombre, los autos son su otra pasión. Las camionetas sus preferidas, le permiten trasladar sus motocicletas a las que dedica gran parte de sus horas de ocio y algunas otras ni tan de ocio. El trabajo, que no le fanatiza, es el medio para obtener lo que quiere…más motos, más autos, uno que otro Gadget, etc. Su lema es que hay que trabajar para vivir, pero no vivir para trabajar: la vida es muy corta.