A veces a uno no le queda más que resignarse cuando las cosas no resultan, sobre todo si no depende de ti. Nos pasa ahora que se acerca el inicio de otro verano y aún no hay luces de la llegada a Chile del DTV Shredder. ¿Cómo nadie los ha traído? Esta extraña cruza de tanque, jet ski, skateboard y monopatín es la creación de un cerebro afiebrado y amante de la adrenalina que queremos tener ahora ya.

Detrás de esta máquina asoma Ben Gulak, un ex estudiante del MIT (Massachusetts Institute of Technology) que por muchos años pensó en un vehículo con fines militares para el ejército de Estados Unidos. Algo así como un Segway de combate y con esteroides. Sin embargo, al Pentágono la idea no lo entusiasmó demasiado y fue entre los chicos (y no tanto) con espíritu de X Games donde halló a su feligresía.

Sólo para almas osadas y temerarias. Yo me pasó películas todo el tiempo con lo que se podría hacer arriba del DTV Shredder. La máquina tiene un motor de cuatro tiempos y 196 cc., capaz de alcanzar los 40 km/h y que puede abrirse paso por donde se te antoje, gracias a sus orugas y sus respetables 15 hp.

Como si fuera poco, no hay que preocuparse de pasar cambios, porque tiene sistema de acelerador continuo, tal como un scooter.

No hay dudas de que es un lindo juguete, pero también tiene sus riesgos. Sobre todo si pensamos que es un poderoso armatoste de 127 kilos, construido en acero y aluminio de alta resistencia.

Por cierto, hay tres modelos para elegir: el DTV Shredder original, un Trail Edition (para acrobacias, eh, eh, eh) y un DTV Shredder con gráficas personalizadas.

No está demás repetir. Gracias a sus orugas, el DTV Shredder puede andar por arena, tierra y nieve, también es capaz de vadear cursos de agua de hasta 25 cm. Esto se hace posible porque cuenta con un carburador sellado. ¡Ah! y como si no bastara, puede subir pendientes de hasta 40°. ¿Cómo la ves mi wey?

Pero por más que crucé los dedos, me encomendé a Jebús como me enseñó Homero y  prometí no hacer trampas en los juegos on line, nada ha dado resultado. Por ahora me quedaré con las ganas de conocer en persona este monopatín atómico, porque no hay indicios de que BPG Werks, los fabricantes de esta maravilla, estén en tratativas con algún distribuidor local.  

Tal vez algo tengan que ver los US$ 5.000 que cuesta la versión de entrada  🙁

Como consuelo este video -que miramos verdes de envidia- con la magia detrás de este vehículo.

¿Qué harías si tuvieras un DTV Shredder en tus manos?

Sobre El Autor

Periodista de carrera irregular que por su falta de convicción en cuanto a su elección se transformó en un alma en pena que abandona y retoma, cada cierto tiempo, el ejercicio de su profesión. Al parecer algo de periodismo hay en su ADN puesto que aún sigue en esto.