Para muchos Land Rover es una marca legendaria, al igual que la norteamericana Willys, referentes en el mundo de los vehículos Off-Road, cuestión indiscutible si se revisa la historia de ambos. El Jeep Willys, creado con fines militares y pionero en esta tipología de vehículos, fue la inspiración que la marca inglesa tuvo para crear su primer Todo Terreno, utilizando el chasis y componentes de su homónimo norteamericano, orientado a ser un vehículo de trabajo para el sector agrícola.

La historia se remonta a 1948 cuando se comercializó el primer modelo de la marca que se perpetuó por décadas mediante varias versiones (Serie I, II, IIA, III) que por lo general se diferenciaban en el número de puertas, el largo del chasis y la distancia entre ejes, atributo que da el nombre  a cada modelo hasta las versiones actuales. Pero el que a nosotros nos interesa, al menos en esta ocasión, es el Defender 90, el más emblemático y la versión que experimentará el cambio más radical, considerando los 65 años de existencia.

Los prototipos vistos en diversos salones así lo confirman y nos adelantan lo que veremos en el 2015.

Defender_90_F

Land Rover Defender 90: versión que surge el año 2007.

No es difícil entender por qué un vehículo espartano y robusto como éste sea hasta el día de hoy tan codiciado por los cultores del Off-Road. Sin embargo, cuesta algo comprender por qué se ha convertido en objeto de deseo para quienes no lo practican. Un jeep de por si es un vehículo atractivo, si le añadimos la historia que ostenta, quienes lo utilizan, para qué, a qué se asocia la marca. Quizás por eso lo que alguna vez se diseñó como un vehículo de trabajo terminó por ser un símbolo de imagen y estatus.

Si consideramos que tanto el Defender y el Willys son los pioneros del segmento, no podemos pensar otra cosa que son también los precursores de los Sport Utility Vehicles o más conocidos como SUVs, los más vendidos en las últimas décadas. Tal vez esto llevó a Land Rover a reinterpretar y renovar este emblemático modelo… Y vaya que se lo tomó en serio, basta con verlo.

Qué innovación, aparte del diseño, tendrá el nuevo Defender del 2015. Primero que todo ya no será 90 sino DC 100 y DC 100 Sport, esta última la versión descapotable, con el característico parabrisas abatible de Land Rover y sólo 3 asientos delanteros, uno pequeño al más puro estilo de las camionetas americanas, bajo el cual se pueden guardar objetos.

LandRover_DC_F

Land Rover DC 100 reemplazará al Defender 90 en 2015.

Considerando que el terreno natural del Defender son los caminos fuera del asfalto, a sus capacidades Off-Road como son la tracción total, buen despeje del suelo y neumáticos ad hoc, se suma una suspensión neumática que permite modificar la altura e la carrocería hasta 32 centímetros (DC 100) y una segunda opción con dureza variable (Magneride) que mediante un campo magnético hace que el fluído de los amortiguadores cambie su viscosidad (DC 100 Sport).

Los motores para ambas versiones son de 2.0 litros y caja de cambios automática ZF de 8 velocidades. Sistema Stop/Start y posibilidades de configuración de propulsión híbrido o híbrido con conexión a la red eléctrica domiciliaria lo que brinda bajo consumo de combustible y de emisiones contaminantes. Y por la misma senda, incorpora otro mecanismo denominado “Driveline Disconnect” que desacopla el eje trasero en caso de que no se requiera tracción a las 4 ruedas, lo que suma en la economía de gasolina.

Para la seguridad en la conducción incorpora un kit de cámaras que permite una visión perimetral desde el interior en 360 grados y el sistema “Terrain i” que mediante un escáner al interior de los faros analiza el entorno por el cual se circula y alerta al conductor de obstáculos en el camino.

LandRover_DCSport_F

Land Rover DC 100 Sport es la versión descapotable. Tiene solo 3 asientos y parabrisas abatible.

A los que gustan de convertir el jeep en un bote Zodiac estos Defender cuentan con un dispositivo denominado “Wade Aid” que mide la profundidad del agua al momento del badeo de algún cauce de río, mediante sensores ubicados en el parachoques y espejos retrovisores. Además de aumentar la altura de la carrocería, cerrar las entradas de refrigeración del motor y reducir la marcha para mantener las revoluciones, todo de forma automática y con información desplegada en la pantalla táctil del tablero.

Si bien el diseño exterior les puede parecer algo lejano al tradicional y vigente Defender 90, como dije en un inicio es una reinterpretación de un clásico no una versión a “imagen y semejanza”. Si eres de los puristas, no estaremos muy de acuerdo, pero convengamos al menos en que sigue manteniendo la impronta y lo que es indiscutible y que Land Rover no transó… su carácter y capacidades para la conducción Off-Road. Es más, le confirió mayores habilidades que hoy permite el uso de la tecnología.

Sobre El Autor

Fanático de las motocicletas, ha tenido gran parte de las tipologías existentes. Se hizo un pequeño garage para guardarlas y esperando por más. Pero no sólo de motos vive el hombre, los autos son su otra pasión. Las camionetas sus preferidas, le permiten trasladar sus motocicletas a las que dedica gran parte de sus horas de ocio y algunas otras ni tan de ocio. El trabajo, que no le fanatiza, es el medio para obtener lo que quiere…más motos, más autos, uno que otro Gadget, etc. Su lema es que hay que trabajar para vivir, pero no vivir para trabajar: la vida es muy corta.