Un microauto es un automóvil particularmente pequeño que no suele albergar más de dos pasajeros y no miden más de 3 metros de largo y, por regla general, tienen sólo tres ruedas o bien cuatro pero en una disposición de tres (las traseras muy juntas).

Mediante este concepto de diseño se fabricaron automóviles con el mínimo de piezas y bajo consumo de combustible, considerando que los costos de los materiales eran un problema en los países de posguerra al igual que el desabastecimiento de combustible.

Autos con ingenio aeronáutico
Particularmente, Alemania fue el país que aportó más vehículos a la industria automotriz. Transformó las antiguas fábricas de aviones en factorías de automóviles: Heinkel, Zündapp y Messerschmitt se abocaron a este nicho de mercado, pero fue ésta última (Messerschmitt) la que logró mayor reconocimiento mundial por su diminuto auto con un diseño inspirado en las cabinas de aviones de guerra.

La máxima expresión de lo mínimo
En la España de posguerra la situación fue más compleja debido al régimen de Francisco Franco, considerado el último bastión del fascismo, lo que provocó un aislamiento por gran parte de las naciones. Este “embargo” dio cabida al ingenio en la fabricación de automóviles. Es así como nace Biscúter, variante del original francés Bi-Scooter (por su origen como un Scooter con carrocería) que ingresa al mercado hispano en 1953 bajo el nombre de Serie100 y que resultó ser un vehículo tan básico que, cuando no se pudo fabricar en aluminio, se utilizó el acero que se obtenía al cortar y desplegar los bidones de aceite.

Isetta de BMW, más conocido como El Huevito
No se puede dejar de mencionar el Isetta, mundialmente conocido como un vehículo alemán de BMW, pero que su origen está en Italia. Es en ese país donde el “Huevito” rompió el cascarón. El  pequeño fabricante de scooters y motocicletas, Iso Rivolta, es quién presentó este microauto. El diseño del Isetta estuvo en manos del ingeniero aeronáutico Ermenegildo Preti quien se inspiró en un avión de carga de apertura frontal. Nuevamente la influencia de la industria aeronáutica se hace presente.

Otro ícono alemán, el Goggomobil
El Goggomobil o popularmente conocido como Goggo, se conoció en 1954. La primera versión, el modelo T, era tan básico que recién la oferta de 1957 incorporó un segundo limpiaparabrisas y ventanas que se podían abrir con manivela. En la recta final de su existencia se fabricó un deportivo, una furgoneta y una camioneta. Todo esto ocurrió a fines de los ´60. Dejó de fabricarse en 1969, cuando la firma ya llevaba poco más de 2 años en manos de BMW.

Auto plástico
El Trabant o popularmente conocido como Trabbi, tiene su característica más singular en su carrocería fabricada en Fenoplast, una resina que se utiliza para hacer las bolas de villar. En cuanto a sus otros atributos, montaba un motor de dos cilindros y dos tiempos, y albergaba a 4 pasajeros más equipaje.
La producción era escasa y había que apuntarse y esperar hasta 10 años para obtener uno cero kilómetros, por dicha razón los que se vendían usados en ocasiones superaban el precio de los nuevos lo que se podía explicar por su vida útil, en promedio se estimaba en 28 años, todos factores que lo hicieron muy apetecido en el mercado negro. El Trabbi debutó en 1957 y se despidió en 1991 cuando se dejó de fabricar en Alemania del Este.

Mayor fabricante mundial de las dos ruedas
NSU fue una fábrica alemana de bicicletas, motocicletas  y automóviles que se fundó en 1873. En 1901 fue clave en el desarrollo de las primeras motos en Alemania alcanzando fama al transformarse en líder mundial en la manufactura de vehículos de dos ruedas.

No fue hasta 1953 cuando la firma debutó en el segmento de los automóviles con el NSU Prinz, que antes de transformarse en un auto fue una motocicleta de 3 ruedas y carrocería cerrada que derivó en un vehículo de 4 ruedas, motor de 2 cilindros, entrando así de lleno en la producción seriada con los siguientes modelos:

  • Prinz 2
  • Prinz 3
  • Prinz 4
  • Prinz 1000
  • Prinz 1000 TT
  • Prinz 1000 TTS

En el año 1969, NSU fue absorbida por el grupo Auto Unión GmbH, con sede en Ingolstadt, perteneciente al Grupo Volkswagen (Audi, NSU, Auto Unión AG), para terminar en 1985 como Audi AG donde desaparecería la denominación de marca NSU. Lo anecdótico es que en las cotizaciones de mercado aún figura NSU AG ya que la actual denominación es solamente una razón social a nivel legal.

El ingenio italiano
Fiat ha sido y es el mayor fabricante de coches italianos. Tuvo su ícono en la serie 500 que se inició en 1936 con el Topolino, como se le nombró popularmente. Un biplaza que fue obra del diseñador Franco Fessia y que existió hasta 1955 con actualizaciones estéticas y de configuración: versiones de 4 plazas, destacando la inclusión, en 1952, de un innovador sistema de calefacción de serie.

Contemporáneo al Topolino, el Fiat 600 (1955 -1982) fue la plataforma utilizada para modelos de Seat (España) y Zastava (Ex-Yugoeslavia):

No se puede dejar de mencionar el Fiat 500 (1957 -1975), una versión más compacta del 600 y que fuera el precursor del Fiat 126 (´80s), del Cinquecento (´90s) y del actual Fiat 500.
 
Kei-Car, la respuesta japonesa a la post guerra
Por su parte, la industria automotriz japonesa desarrolló los Kei Car (K-Car) microautos  que aparecieron post Segunda Guerra Mundial con el objetivo de promover el crecimiento de la industria automotriz, como alternativa a las motocicletas y porque cabían dentro de una categoría fiscal que brindaba una serie de beneficios arancelarios que abarataban los costos de producción y así también los costes para el propietario. Entre los fabricantes y modelos que se destacan encontramos:

La industria de los microautos de post guerra evidentemente es la inspiración para los vehículos que hoy conocemos como City-Car.

Galería de fotos Salón del Automóvil Leipzig: