Es un hecho de la causa que para los entusiastas de Harley-Davidson el modelo Iron 883 es la puerta de entrada al espíritu de motorista americano que representa esta marca, dado que posee el precio más asequible de su gama de motos. Pero esto acaba de cambiar con el lanzamiento de la Street 750 (ver nota).

Un buen resumen tras las pruebas es que la compañía de Milwaukee supo conservar lo esencial de la Iron, dotándola para su versión 2016 de características que mejoran su confort y maniobrabilidad.

¿Qué diferencia a una de otra? Probamos ambas versiones e hicimos un cara a cara para notar los cambios.

IRON 883 versión 2015

HD Iron 2015La moto declara con orgullo todo su carácter espartano, es ruda, simple y directa. Su asiento monoplaza denota en la primera mirada que su foco es el piloto, pero no cualquiera.

Diseño

La apariencia de la moto la emparenta con el espíritu chopper. No sobra nada. No hay aditamentos estéticos ni florituras, su diseño es como un “caballito” de tequila: te gusta o no te gusta, pero es lo que es, sin adornos.

El modelo que probamos destila sobriedad con la atildada combinación entre el gris perlado (estanque y tapabarros), algunos toques satinados y el motor v-twin en negro mate, de uso creciente en el diseño de motos y automóviles.

Su estilo armoniza con la tradición de H-D del último tiempo que consiste en combinar detalles cromados con negro mate, algo que cambia para 2016, como verán en esta nota, ya que la nueva Iron 883 se inserta en la línea Dark Custom, en que los cromos disminuyen y aumenta el negro como protagonista.

Mecánica y performance

Pasemos a los bifes. Al dar partida, notamos de inmediato que estamos en presencia de un espécimen que conserva el alma de la vieja escuela Harley Davidson. El característico sonido del motor en ralentí está muy presente, marcando con el ritmo asincrónico de sus explosiones la vigencia de un estilo que perdura hasta hoy.

Los cambios son simples, cortos y de buena respuesta. La entrega de potencia es progresiva, como es la característica de los motores que privilegian las bajas revoluciones. Pero a no engañarse, para ser del segmento custom es una moto ágil y con muy buen equilibrio, gracias a que posee un bajo centro de gravedad.

El acelerador también puede entregar respuestas rápidas, basta con un golpe de puño para levantar revoluciones al instante, lo que de inmediato ofrece una salida explosiva para cuando las condiciones de conducción así lo requieran.

El motor es bastante elástico y recupera rápido. Se notan lo años de desarrollo que están tras este propulsor, pues se muestra totalmente aplomado y confiable en todas las situaciones en que lo probamos. Como es característico en la línea, brinda un gran torque en bajas, lo que permite aprovechar la estrechez de espaldas de la moto para serpentear cómodamente hasta las posiciones de avanzada en los semáforos.

La suspensión es la esperable. Cumplidora, sin ofrecerle demasiado confort al usuario. Acá no hay una pizca de engaño, uno no espera mucho más a este respecto en esta clase de moto.

Los frenos son eficaces. Ojo, al retacar con el motor es conveniente ir frenando simultáneamente, de lo contrario se activa el ABS y transmite vibraciones notorias a la moto, lo que puede resultar muy sorpresivo para el piloto, sobre todo si el rebaje de marchas se ejecuta rápidamente.

Tiene encendido Keyless, no hay que poner la llave en el contacto para dar marcha. Además, incluye sistema de alarma.

Sensaciones

Lo primero que se advierte al subirse a la moto es que su tamaño es algo justo. La posición del conjunto de los pedales, pata de cambios y pedal de freno impone llevar las piernas en estado de flexión continua, en una postura poco relajada. Probablemente la costumbre permita encajar bien este aspecto con el tiempo, pero mientras eso no ocurra es un hecho a precisar.

La espalda también adopta una postura algo demandante durante la conducción. Luego de un rato puede resultar algo cansador.

El relativo bajo peso de la moto sumado a su bien ubicado centro de gravedad la hacen muy maniobrable. Responde rápidamente a las inclinaciones y al movimiento corporal, transmitiendo una sensación de conducción total, donde interviene todo el cuerpo y las manos solo marcan la dirección por la que queremos avanzar.

Todo indica que con el transcurrir del tiempo se pueden lograr finos niveles de sintonía que permitan que la moto responda a sutiles movimientos del piloto. Anótese como percepción, pues confirmarlo demanda más tiempo que el disponible en una prueba de manejo.

La moto es equilibrada. Es algo más áspera que otras del segmento, pero nada del otro mundo. Las vibraciones del motor están controladas y disipan bastante bien, aunque por cierto que un porcentaje menor llega hasta el piloto, pero nada serio. No alcanza para generar molestias en las muñecas ni en los hombros.

Lo mejor

  • Rápida y eficiente respuesta del motor, transmite confianza y permite sentirse en control de la situación en todo momento.
  • Muy maniobrable y ágil en la conducción.

A mejorar

  • Cuesta encontrar el neutro, pero no está claro si se trató de la unidad testeada o es común a la versión 2015.
  • Los espejos se integran con la estética de la moto, aunque el rango de visión podría mejorar desplazándolos a los costados  y aumentado algo su tamaño.
  • Maña personal. Prefiero ambos direccionales en el puño izquierdo, para que la mano del acelerador esté siempre disponible para ese fin y para el freno, nada más

Te contamos que la Iron 883 versión 2015 tiene un precio especial de USD $11.900

IRON 883 versión 2016

Iron 883_2016_Dark

Esta nueva versión 2016 mantiene el carácter espartano, pero se transforma en moto más amigable con los potenciales propietarios que buscan mayor comodidad sin sacrificar el estilo e impronta de la marca.

Diseño

La moto se apega a la estética Dark Custom, con menos presencia del cromo-marca-de-fábrica HD. Acá prima la oscuridad tonal. Destacan las tonalidades de negro, conviviendo los acabados mate y brillante. La única y notoria concesión al color en el modelo que testeamos es el estanque de combustible, de un amarillo eléctrico sobre el que destaca la aerografía de unas furiosas flamas. Es fácil sentirse Ghost Rider al conducirla

La simpleza de las líneas de la nueva Iron 883 recuerda a las motos Bobber. A nivel estético no hay modificaciones rupturistas, sí algunos cambios sutiles, que podrían pasar inadvertidos para el público general, no así para los entusiastas de la marca.

Fue cambiada la tapa del filtro de aire, que ahora tiene forma circular y lleva el logo de la marca, en remplazo del tradicional 883 dispuesto en las versiones anteriores. También se modificaron los tubos de escape y se trabajó en el asiento, cuyas costuras le otorgan un marcado aspecto retro.

Mecánica y performance

El motor y la caja de cambios son los mismos que equipa la versión 2015, sin embargo el comportamiento difiere un poco: hay menos vibración y se percibe un mejor engrane de las marchas. El motor en ralentí suena algo acelerado para los estándares que conocemos desde los tiempos de la Sportster. El golpeteo irregular es menos marcado en bajas revoluciones y también se advierte una disminución en el ruido del escape.

La nueva Iron 883 posee suspensión mejorada, tanto delantera como trasera. Un aspecto notable es que la suspensión trasera puede regularse en cuatro posiciones, lo que se hace de modo muy simple con la llave que para esos fines se oculta bajo el asiento.

Dato: siempre debes llevar contigo una moneda de $10, pues tiene la medida justa para aflojar el perno que remueve el asiento.

Se reemplazó la rueda delantera, la que ahora tiene 9 en vez de los 13 radios de la versión anterior, ofrece un nuevo diseño y es más liviana, gracias al uso de aluminio.

Sensaciones

Tras poco andar se nota que la Iron 2016 se muestra más amable con el piloto, merced a un rodar más suave y parejo. Es como si le hubieran echado unas gotas de miel al estanque. Conserva el estilo de conducción Harley Davidson, pero en una tonalidad menos áspera.

El limitar la acrimonia (aspereza) de la moto parece un paso lógico, para mejorar el confort de marcha del piloto y así permitir realizar viajes más largos con mayor comodidad que con las versiones anteriores. Eventualmente esta característica puede generar mayor entusiasmo entre quienes piensan entrar al mundo H-D, porque se les ofrece un modelo más domesticable y mejor dispuesto para el disfrute de las rutas.

Consistente con lo anterior percibimos una suspensión más modulada que permite regularla en 4 posiciones, siendo menos tosca y con mejor absorción de las irregularidades del camino. Al rodar se siente que la moto “lee” mejor el terreno.

Ambas versiones cuentan con un aditamento muy útil en una moto como es contar con frenos ABS, sin embargo hay una diferencia respecto del disco delantero que ha variado en esta versión 2016 y que, en parte, obedece al cambio de la llanta.

El asiento se siente más confortable, quizás tiene un tratamiento más acabado para la conformación y distribución del relleno, o quizás solo nosotros lo percibimos más mullido, pero tras un rato largo de andar sentimos que fue más bondadoso con nuestras posaderas que su hermana un año mayor. Además tiene un look más retro.

La maniobrabilidad es tan buena como nos tiene habituados el modelo. Sin embargo la versión 2016 triunfa en este apartado, gracias a varios factores, como la postura más cómoda y con mejor ergonomía que ofrece, además de la posibilidad de adaptar la rodadura al tener suspensión regulable.

Lo mejor

  • Suspensión regulable
  • Mayor confort de marcha
  • Suavidad de la caja de cambios
  • Encendido mediante Keyless que incluye alarma
  • Asiento más confortable

A mejorar

  • Por su forma y ubicación, la pata de cambio no siempre es simple de desplegar
  • Se puede mejorar la posición de los espejos para obtener un mayor rango de visión

La nueva Iron 883 tiene un precio de USD $13.600

Disfruten el video con ambas versiones del la Harley-Davidson Iron 883:

Música: http://audiojungle.net/